Carta abierta para todos los Cubanos

El propósito de esta carta abierta es anunciar un llamado de Dios a todos los cubanos, quienes desde el principio de la revolución, cegados por una política de mano dura caracterizada por la intolerancia del gobierno, descargaron todo su odio contra quienes se oponían o  mostraban su desacuerdo con el sistema que comenzaba a implantarse en el país. Han transcurrido varias décadas desde entonces, por lo que muchos de esa primera generación ya no están presente para recibir este mensaje, aunque hay un buen número de ellos que sí lo recibirá, individuos que habrán tenido tiempo suficiente para darse cuenta si valió la pena realmente ese protagonismo hostil que emplearon contra sus propios hermanos.

Con el paso de los años muchos de las nuevas generaciones se fueron uniendo a lo que parecía ser una especie de carrera de relevo que sin tregua seguía arremetiendo contra quienes no se daban por vencidos en su intento de lograr que sus derechos no siguieran siendo violados, pues para muchos el solo de hecho de mostrarse apáticos al sistema era más que suficiente para convertirlos en enemigos de la patria y la revolución. Esa ha sido nuestra realidad hasta el día de hoy, y aún continúa, pero gracias a Dios que ya va a terminar.

Es un hecho que antes de la llegada del actual gobierno el país necesitaba que se estableciera una justicia que ayudara a remediar las desventajas de muchos, pero esa nueva justicia que como solución aparente se implantó en la isla sobrepasó los límites, se fue de control y se aplicó sin compasión, más que justicia se convirtió en una descarga de odio y en ver cómo se podía castigar con más ensañamiento a todo el que se oponía a la misma, sin tener en cuenta que el aplicar justicia sin compasión solo conducía a cometer injusticias mayores.

No es necesario seguir compartiendo historias de hechos lamentables que formarían una lista interminable, será el propio espíritu de Dios el que se encargue de recordarlo a quienes sea menester. Puede que muchos ni siquiera tengan conciencia del alcance de tanta violencia y de las tantas familias cubanas que han sido destruidas a lo largo de todos estos años. Ese hacer recordar será tarea de Dios.

Esa ha sido la realidad de nuestro pueblo en este medio siglo que recién rebasamos, historia que como copa que gota a gota se ha ido llenando, pero que sin importar cuan grande sea llega el momento en que una gota más la hace rebozar. Es así como nuestra copa de medio siglo ya se ha rebosado con sangre y lágrimas de un pueblo sufrido, pero la buena noticia es que ya Dios se ha levantado decidido a tomar las riendas de nuestro futuro en sus manos. Que nadie se extrañe si ven que comienzan a suceder cosas raras en el país que llamen la atención de manera especial, señales de la naturaleza, lo que sea, no será otro que Dios recordando el llamado que está haciendo en este momento.

Fecha de la Cita: Martes 25 de noviembre de 2014 a las 9 am.

Los integrantes de este grupo que acabamos de identificar tienen una cita el 25 de noviembre próximo. Es el primero de una serie de pasos encaminados a la liberación definitiva de nuestra patria, la que debe comenzar arrojando luz sobre ese pasado de sombras que como fantasmas han perseguido a muchos a lo largo de todos estos años, paso que nos ayudará a ir preparando el escenario que necesitamos para que se establezca entre nosotros la paz que perdimos antes de haber llegado a experimentar lo que era realmente.

Sabemos que en la gran mayoría de los pueblos del país hay una iglesia católica, en algunas de las cuales en las ciudades más grandes cada domingo se dan cita las damas de blanco manifestando pacíficamente y exponiéndose a todo tipo de humillaciones por parte de turbas controladas por el gobierno. Esta vez serán otros los convocados, y paradójicamente muchos de ellos son los que forman parte de esas mismas turbas. Todos deberán ir a la cita vestidos de blanco de la cintura hacia arriba. 

Carece de importancia si la iglesia esté o no abierta, y aunque es un lugar que merece respeto y actitud reverente, para este propósito no guarda relación alguna con la comunidad de creyentes que representa pues no es una iniciativa de la iglesia católica, ni de ninguna otra iglesia, pero sí es el lugar más apropiado en este momento. Para los convocados no representa necesariamente la aceptación forzada de una fe, aunque irán conscientes de que es Dios quien les hace el llamado ofreciéndoles la oportunidad de comenzar a romper con un pasado de violencia y de locura que se inicia mostrando su arrepentimiento por el daño que hayan causado, y siempre que sea posible pidiéndole perdón a quienes lo hayan sufrido.

No será tarea fácil por los tantos años que hace comenzó el calvario de nuestro pueblo, pero el mismo espíritu de Dios pondrá en el corazón de cada uno la necesidad de buscar a las víctimas de sus errores para pedirles perdón, algo imposible para los tantos que perdieron la vida por ese motivo, o fallecieron después debido a su edad, contando además a los que están fuera del país. Un alivio sería buscar un conocido que les haga saber a los descendientes de esas víctimas el paso que han decidido dar porque no han logrado borrar de sus conciencias el recuerdo del daño que les causaron. Es válido todo esfuerzo antes de permitir que el fruto de errores pasados se convierta en una especie de maldición que los persiga dondequiera que vayan.

Si se encuentran la iglesia cerrada permanecerán frente a ella hasta el mediodía, tres horas les parecerá poco comparado con el beneficio que les aportará, de seguro que nunca será más tiempo que el que muchos provocaron de sufrimiento a tantos desdichados, bien valdrá la pena, será parte del precio a pagar para ir rompiendo con un pasado de muerte al que por falta de visión y humanidad se entregaron. De estar abierta por supuesto que entrarán y ya Dios les guiará en lo que deban hacer. A partir de ahí no les importará quienes les vean salir pues en ese momento sentirán que reviven al ir encarnando el personaje del arrepentido, del hombre que se va sintiendo libre por primera vez, todo lo contrario al de sentirse miserables por el resto de sus vidas. Si no hay iglesia en el pueblo ésta será entonces la propia casa de aquel que tanto han repudiado que como sacerdote te estará esperando porque conoce de tu necesidad, te aseguro que te recibirá.

Entre los convocados se encuentra también un grupo ya numeroso que con el paso de los años se fue retirando de su penosa tarea y quienes se dieron cuenta que aquello por lo que tanto habían luchado nunca se convertiría en realidad y terminaron buscando refugio entre aquellos a quienes antes habían repudiado y que se vieron forzados a abandonar el país. Creen que pasan inadvertidos pero existe un sentimiento de culpabilidad que no los abandona, tratan de encontrar la paz pero les resulta imposible, viven como el eterno perseguido evitando conversaciones comprometedoras o lugares públicos por el temor constante de que alguien pueda identificarlos. A ellos quiero decirles que cuando Dios se manifiesta no existen fronteras ni obstáculos que impidan que llegue hasta nosotros, cuando SU amor y SU misericordia se derraman sobre los hombres no hay espacio para el odio, ese por el que tanto hemos sufrido ya y al que es tiempo de decirle que ya no tiene autoridad sobre nuestras vidas. Sin importar a que rincón del mundo te hayas ido, tú también estas siendo llamado el próximo 25 de noviembre. Allí donde estés, Dios lo sabe y conoce tu necesidad. Tú mismo buscarás la iglesia, como quizás a aquel otro cubano que sabiendo donde está y nunca trataste, pero que ahora necesitas como testigo de tu arrepentimiento, y de hacerle saber a aquel que un día humillaste, que estás arrepentido.

Hermano cubano, ha llegado el momento de encontrarte con ese otro ser que llevas dentro de ti y que ha permanecido prisionero en tu interior. El mismo Dios te mostrará el mundo de tinieblas en el que sin haberte percatado habías estado viviendo, sin importar cuanto hayas negado su existencia y las tantas veces que te hayas burlado de un creyente. Dios no da esperando recibir algo a cambio, pero solo tú para saber cuál es tu necesidad. Cuando te encuentres con tu realidad podrás darte cuenta de la naturaleza de esa semilla para la que un día ofreciste tu corazón como tierra para que diera fruto en ti. En estos momentos son arrepentimiento y perdón la palabra de orden, y no solo el perdón de quienes necesitan pedirlo sino también el de quienes puedan irlo concediendo, que también es necesario. Es todo un proceso que empieza que palabras a veces no son suficientes para expresarlo.

A los cubanos un día nos nació un apóstol, y por supuesto que categoría de apóstol no se la otorgan a cualquiera, para ello es indispensable ser portador de un mensaje de elevado contenido espiritual y humano capaz de impactar multitudes y generaciones, algo que sin duda Martí pudo lograr. No creo que sea fruto de la casualidad que después de los doce apóstoles de Cristo sea Martí el único reconocido en América como tal, y más aún nacido en suelo cubano, hermano nuestro, hecho que nos hace mirar con tristeza que ese preciado mensaje de hermandad entre los hombres que nos dejó parezca no haber dejado su huella en un número tan elevado de los nuestros que se fueron tras otros ejemplos, realidad que se manifiesta por la violencia y la pérdida de valores que hemos experimentado a lo largo de los años de revolución, algo muy normal para muchos que no han conocido otra cosa, pero es penoso realmente.

Ha llegado el momento de encontrar el valor de poner de manifiesto el propósito más elevado por el cual hemos venido a este mundo, el de amarnos como verdaderos hermanos, así como lo soñó nuestro apóstol, lo que jamás se logrará tratando de enterrar todo lo triste de nuestro pasado, pues no es así que se alivia el sufrimiento de tantos. Tenemos que remover los cimientos podridos que se han establecido y sentar bases firmes para la nueva Cuba que ya espera ser levantada de las ruinas por sus propios hijos y con la ayuda de Dios, quien irá mostrando el camino a partir de este día. Por el momento hay trabajo de preparación personal que ir haciendo y es el espíritu de Dios el que irá tocando el corazón de cada uno de los necesitados.

Concluyo el mensaje con la palabra de Dios que confirma su propósito con nuestra nación, palabra de liberación para todos los cubanos. 

Son los 61 años transcurridos desde el asalto al Moncada en 1953 hasta el presente año 2014 los que establecen el anuncio de Dios a nuestra nación, hecho que en el plano espiritual representó el momento de la concepción de la semilla de la destrucción en nuestra patria, semilla para cuyo fruto se está decretando su fin pues es hasta este año 2014 que Dios ha decidido concederle vida, decretándose así el comienzo del fin de la pesadilla cubana.

Es un tiempo ya establecido, decisión ya tomada por Dios que el poder de los hombres no podrá revocar.
Es el capítulo 61 del libro del profeta Isaías el que nos muestra el plan de liberación de Dios para Cuba.
Isaías, cuyo nombre representa “Salvación de Dios”, o “Consolación de Dios”. 

Isaías

Capítulo 61

Buenas noticias para Sión  <<>> Buenas noticias para Cuba

1   El espíritu de Dios el Señor está sobre mí.
Sí, el Señor me ha ungido;
me ha enviado a proclamar buenas noticias a los afligidos,
a vendar a los quebrantados de corazón,
a anunciar libertad a los cautivos, y liberación a los prisioneros;

2   a proclamar el año de la buena voluntad del Señor,
y el día de la venganza de nuestro Dios;
a consolar a todos los que están tristes;

3   a alegrar a los afligidos de Sión;
a ponerles una diadema en lugar de ceniza,
perfume de gozo en lugar de tristeza,
un manto de alegría en lugar de un espíritu angustiado.
Y se les llamará robles de justicia plantados por el Señor, para gloria suya.

4    Las ruinas antiguas serán reconstruidas,
los asolamientos de antaño serán levantados,
las ciudades en ruinas serán reparadas,
junto con los escombros de tiempos pasados.
6   y ustedes serán llamados sacerdotes del Señor y ministros de nuestro Dios;

comerán de lo mejor de las naciones, y se pavonearán con sus riquezas.
7   En lugar de vergüenza, recibirán doble herencia;
en lugar de deshonra, se alegrarán de lo que reciban;
porque en sus tierras recibirán doble honra, y gozarán de perpetua alegría.

     (Declaración de Dios)
8   Yo, el Señor, amo  la justicia y aborrezco el robo y la maldad;

así que afirmaré en verdad sus obras y haré con ellos un pacto perpetuo.

9   Sus hijos y descendientes serán conocidos entre las naciones y en medio de los pueblos;
todos los que los vean reconocerán que son el linaje bendito del Señor.

10 Yo me regocijaré grandemente en el Señor;
mi alma se alegrará en mi Dios.
Porque él me revistió de salvación;
me rodeó con un manto de justicia;
¡me atavió como a un novio!,
¡me adornó con joyas, como a una novia!


11  Así como la tierra produce sus renuevos,
y así como el huerto hace que brote su semilla,
así Dios el Señor hará brotar la justicia y la alabanza a los ojos de todas las naciones.

 

Versión de la Biblia RVC

****************************
18 de Octubre de 2014

Pedro Estopiñán Sopeña.
Ciudad de Homestead. Florida. EU.     

Comentarios

  1. Lupe Josefa Morales del Castillo says:

    Con ésa misma profecía me habló el Señor hace ya varios años y unas cuantas más en Jeremías. Esto me dice que ya es el tiempo. Gracias, es una confirmación.

    • Pedro Estopinan says:

      Cuanto me alegran sus palabras señora Josefa. Aunque Dios es nuestro refugio ayuda mucho el sentirnos acompañados en sus tareas. Muchas bendiciones.

  2. Marcos Miranda says:

    Pedro: Maravilloso y oportuno mensaje, ya es tiempo de sembrar y construir. Te felicito!. Gracias por acordarte de nosotros para contribuir con, aunque sea con un granito de arena, con tan loable misión. Envíame vuestros teléfonos y correos para estar comunicados. Un fuerte abrazo:
    Marcos Miranda

Deje su comentario

*