La Caída del Boeing 737 Como Símbolo del Final del Castrismo

¿Será la caída del Boeing 737 un indicio del final del Castrismo?

Por carente de sentido que pueda parecer dicha consideración, cada día que pasa estoy más convencido de que ese accidente del Boeing 737 no es más que un mensaje que Dios nos está dando de que el castrismo llegó a su final. No importa que no se vean señales visibles de un cambio, pero tras analizar todos los detalles relacionados con el accidente, he llegado a la conclusión que hemos entrado en una etapa de nuestra historia en que se estarán manifestando una serie de eventos que en conjunto responden a un solo propósito que es otro que anunciar que le llegó el final al sistema imperante en Cuba.

Si nos enfocamos en las coincidencias, la distancia que hay desde la casa natal de los hermanos Castro en la Finca de Birán, hasta un punto ubicado entre las casas de Fidel y Raúl en La Habana es de 737 kms, porque aunque Fidel haya fallecido, ese sistema que aún controla la isla está representado por ellos dos, razón por la cual no podemos ignorar a Fidel a la hora de medir esa distancia, que como símbolo coincide con el modelo del avión que se cayó, representando al sistema.

La distancia entre la casa natal y residencia final de los Castro coincide con el modelo del avión que se cayó en La Habana el 18 de Mayo de 2018.

La medición de la distancia comienza de manera puntual en la casa natal de los hermanos Castro.

Vista aérea de la ubicación de las casas de Fidel y Raúl.

Después de recorrer más de 700 kms desde Birán no eran muchas las posibilidades de que los 737 kms cayeran precisamente entre las residencias de los personajes más significativos de la revolución cubana.

Foto mostrando la ubicación del punto correspondiente a los 737 km respecto a las cifras enteras antes y después de dicho punto.

Fidel Castro y el Boeing 737, símbolos de popularidad.

El Boeing 737 entró en servicio oficialmente el 10 de febrero de 1968, por lo que el accidente ocurrido en La Habana tuvo lugar pasados 50 años de aquel primer vuelo oficial. Por otro lado vemos que el Boeing 737 es el avión de pasajeros que más vuela en el mundo, ocupando por ello el primer lugar en cuanto a popularidad. En el mundo de la aviación, Boeing es sin duda alguna sinónimo de popularidad, semejante a lo que experimentó Fidel como lider mundial al ser tan aclamado como el salvador de los explotados del mundo, lo que le hizo escalar a los más altos niveles de popularidad entre las personalidades de la historia moderna.

Ahora bien, si nos enfocamos en el 16 de Abril de 1961, fecha en que Fidel declaró públicamente que era comunista, lo que a muchos no agarró de sorpresa aunque hasta ese momento lo negara dando hasta muestras de malestar cuando lo acusaban de que ralmente lo era, porque veían en él al comunista que llevaba dentro, pero ese día de 1961 dejó de engañar al pueblo y confesó quien era realmente. Si vamos ahora a su trayectoria en el poder, veremos que hasta el 24 de Febrero del 2008 se desempeñó como presidente del Consejo de Estado y de Ministros, pero que no soltó la batuta del Partido Comunista hasta el 19 de Abril del 2011, pues hasta esa fecha continuó siendo el Primer Secretario, por lo que un simple cálculo nos dice que si en 1961 reconoció públicamente que era comunista, hasta que abandonó la jefatura del partido en el 2011 habían transcurrido nada menos que 50 años, que coincide con los años que vivió el Boeing 737 accidentado desde su primer vuelo oficial hasta se cayó en Mayo pasado, una caída repentina pero al mismo tiempo devastadora, detalle que como símbolo no creo que sea muy dificil de interpretar.

Presencia de nuestro Apóstol en la simbología del 737.

Durante el tiempo que llevo estudiando los símbolos relacionados con nuestra geografía que están ligados directamente a la historia de la nación, he podido comprobar que la presencia de nuestro Apóstol es una constante, llegando a entender que eso sucede porque es Martí precisamente quien le pide cuentas a los hermanos Castro por el hecho de haber conducido al pueblo cubano por caminos muy diferentes a los que él dejó establecido en su legado, razón por la que nuestro Apóstol se presenta ahora asumiendo la posición de un juez decidido a hacer justicia.

En este caso en que analizamos la simbología asociada a la caída del Boeing 737, que se destaca sobre todo por la enorme cantidad de víctimas que provocó, que interpreto como que existe una situación real que afecta a una multitud de cubanos que necesita se le preste atención, y esa es la forma que el mundo espiritual tiene de llamar nuestra atención, teniendo en cuenta que mientras no se le preste atención seguirán ocurriendo otras catástrofes y nada ni nadie las podrá evitar, tan sencillo como eso, tiempo al tiempo. No tengo la menor idea de lo que pueda ser, pero por la simbología que he analizado hasta el momento algo así es lo que nos espera en un futuro cercano. Así como se cayó el avión y diez días después se cayó el puente sobre el río Zaza, -hecho que de aislado no tiene absolutamente nada puesto que está ligado directamente a la fuente que produjo la caida del avión-, seguirán sucediendo otras cosas hasta que se den cuenta que a estas cosas se le debe prestar la debida atención.

Esa situación real que afecta a muchos que antes mencioné no es otra que la realidad que vive el pueblo de Cuba bajo la tiranía de los hermanos Castro, convencido de que la figura de Martí es clave en la resolución de la misma. En este caso particular en que analizamos la simbología relacionada con el número 737, si fuéramos a buscar algo que representara más claramente el dolor que pudiera sentir nuestro Apóstol por el sufrimiento de su pueblo, creo que el mejor lugar para ello sería el obelisco que se encuentra en el cementerio de Remanganagua donde enterraron su corazón cuando su cadáver fue exhumado una semana después de su muerte. El día 20 había sido enterrado en una fosa común y seis días mas tarde tuvo lugar dicha exhumación. Después de vaciar su cuerpo y rellenarlo con algodón, fue que sus visceras, uncluyendo el corazón, fueron enterradas en aquel cementerio. Con toda seguridad no existe otro patriota en nuestra historia que haya pasado por una experiencia de tanta trascendencia como Martí, sobre todo después que en más de una ocasión hiciera referencia a su corazón en sus propios versos.

Partiendo de ese obelisco en Remanganagua, el único punto en el territorio nacional hasta donde llegamos tras recorrer exactamente 737 km es a un mausoleo que existe en Artemisa dedicado a los mártires del asalto al Moncada el 26 de julio de 1953, jóvenes seguidores del pensamiento martiano que vieron en Fidel a esa especie de Mesías que los guiaría hasta liberar a Cuba de la dictadura que la mantenía sometida, jóvenes que depositaron en él toda su confianza. Desafortunadamente un gran número de ellos perdieron sus vidas en ese ataque, que con la intención de honrar al Apóstol, Fidel había decidido ejecutarlo al cumplirse el primer centenario de su nacimiento. Muchas son las familias cubanas que fueron golpeadas duramente por la muerte de un hijo que decidió unirse al Movimiento 26 de Julio en un tiempo en que la mayoría del pueblo detestaba el comunismo, el que solo unos pocos defendían, familias que en casi su totalidad se vieron forzadas a abandonar el país cuando vieron la forma en que los ideales de sus hijos y los suyos propios habían sido traicionados, llegando a implantarse una dictadura más férrea que aquella que a tan alto precio habían derrotado. ¿Cómo qué se vendía Fidel Castro cuando hizo público el tan sonado Manifiesto de la Sierra Maestra, logrando hasta que Felipe Pazos y Raúl Chibás lo firmaran también? Junto a ellos quién iba a imaginar que sus verdaderos ideales fueran los de un comunista.

Esa es la parte que más duele de esta historia, que aquellos jóvenes no ofrendaron sus vidas para después ser traicionados por Fidel de la forma que lo hizo, porque ellos eran seguidores del pensamiento martiano, a pesar de que el propio Fidel haya insistido tanto en crear en la mente del pueblo la idea de que Martí fue el autor intelectual del asalto al Moncada, como si ese hecho fuera la materialización del pensamiento de nuestro Apóstol. En este mausoleo en Artemisa aparece un total de 20 nombres de jóvenes, catorce de ellos muertos durante el ataque al Moncada y los restantes en acciones posteriores en otros lugares, como la Sierra Maestra, pero todos relacionados con el derrocamiento de la dictadura de Batista, sin imaginar remotamente que estaban preparando el camino para el establecimiento de una nueva dictadura.

Monumentos como este de Artemisa no existe ningun otro en Cuba, sobre todo por el significado especial que tiene respecto al propio Martí, ya que según expresa Ecured, aquí radica la única “universidad Martiana de la tercera edad que existe en el país”, es considerado como “un proyecto de un gran sentido humano”. Como podrán comprobar con el medidor de distancias de Google Earth quienes tengan la posibilidad de hacerlo, es hasta aquí precisamente que nos trae esa línea recta de 737 km desde aquel cementerio en Remanganagua donde el corazón de nuestro Apóstol parece latir con más fuerza cada día. Simple coincidencia para unos, casualidad para otros, pero lo cierto es resulta imposible encontrar otro lugar del territorio cubano hasta donde podamos trazar dos rectas paralelas como las de la siguiente foto con el significado que ambas representan.

Líneas de 737 km que corren paralelas conectando puntos de un gran significado para el presente de nuestra nación.

El obelisco que marca el lugar donde fue enterrado el corazón de nuestro Apóstol se encuentra en el centro del cementerio de Remanganagua.

 

Obelisco dedicado a Martí en el cementerio de Remanganagua.

 

Los 737 kms se miden con exactitud al llegar al mausoleo.

El único lugar de la isla por donde pasa esta línea de Martí en su recorrido desde Remanganagua hasta Artemisa es por la ciudad de Trinidad, lugar que simbólicamente tiene un gran significado, porque desde el punto de vista de la fe en Dios, sabemos que el término Trinidad es de gran importancia pues representa la manifestación completa de Dios, que según la doctrina cristiana es Padre – Hijo – Espíritu Santo. El hijo representa al mensajero de Dios, ese principe de Paz cuyo propósito es que se establezca la justicia en la tierra, y en el caso particular de los cubanos Martí puede representar muy bien a ese mensajero, el instrumento que Dios utilizaría para establecer su justicia en la nación de acuerdo a su plan, no al de los hombres que hasta el momento no ha dado fruto alguno después de tanto intentarlo.

La ciudad de Trinidad siendo atravesada por la línea de nuestro Apóstol que va desde Remanganagua hasta Artemisa.

El hecho de encontrarnos a Trinidad en nuestra trayectoria introduce nuevos símbolos en nuestro estudio, cuyo significado es de gran valor para continuar avanzando, aunque de eso nos ocuparemos en futuros artículos.

Hasta un próximo encuentro….

 

NOTA. Si desea comentar sin necesidad de dejar su correo electrónico, puede hacerlo en la página de Facebook.

 

Deje su comentario

*