Secretos que Guarda la Ciudad de Camagüey

Parte 2.

Camagüey: Una ciudad especial dentro de Cuba.

Si pudieron leer el artículo anterior (Parte 1) estamos listos para empezar nuestro recorrido por esta ciudad de calles enrevesadas, uno de los detalles que distingue a Camagüey del resto de las ciudades de Cuba. Su historia es sin lugar a dudas impresionante y merece una especial atención, para eso estamos aquí; la percibo como una caja de sorpresas, algo así como un enigma esperando ser descifrado. Sé que no llegamos aquí por pura casualidad sino porque esa línea dorada imaginaria identificada como latitud áurea me trajo hasta este lugar, motivo por el cual abrigo la esperanza de que algo de gran valor nos debe estar esperando. 

Para que tengan una idea más clara de nuestro escenario, comenzaré con la foto tomada por los satélites que compartí al final del artículo anterior donde se ve el área de la ciudad que queda cubierta por la Zona Aurea, que se había definido a partir de la latitud áurea. A la foto le agregué la latitud a la que se encuentra La Kaaba, en los 21º25’21” N, que es la línea azul en la parte superior. El contorno semi ovalado que aparece en amarillo es la circunvalación de 30 kms de longitud que bordea a la ciudad de Camaguey, que en su sección más al norte pasa a unos 600 metros de la latitud de la Kaaba, la cual creo necesario mencionar pues todo este estudio se originó tras descubrir material donde aseguraban que la Kaaba, lugar más importante para la religión musulmana, se encontraba a la altura de la latitud áurea terrestre, pudiendo entonces demostrar que era incorrecto y que era la ciudad de Camaguey la que caía en dicha zona áurea, y como se aprecia dicha zona cubre un poco más de la mitad del área de la ciudad. Esa es la razón que nos trajo a Camaguey.

Camaguey y su relación con la Zona Aurea.

 

Dejábamos atrás la Kaaba en la ciudad de Meca, pero, ¿qué había entre esa ciudad y Camaguey que nos permitiera establecer alguna comparación desde el punto de vista religioso? ¡Y qué sorpresa pero sí que lo había! En ambas había celebraciones de sentido religioso, aunque en la Meca fuera conocido en el mundo entero desde hace siglos pues se trata de la peregrinación al lugar más sagrado de los musulmanes, pero el de Camagüey, de origen mucho más reciente, no era ni siquiera conocido para muchos de sus coterráneos. Ya le he preguntado a más de un camagüeyano que conozco y simplemente me han dicho que no sabían nada de la procesión del Santo Sepulcro que se realiza en Semana Santa, acto de fe mezclada con la tradición de un pueblo, que comenzó a celebrarse ininterrumpidamente desde el año 1762, aunque cuando llegó el gobierno de Castro la celebración fue prohibida por más de cuatro décadas.

Esta procesión tuvo su origen en una triste historia, en un poco común acto de perdón de un padre hacia el individuo que le había matado un hijo en un duelo por el amor de una mujer. Amarga experiencia que le tocó vivir a quien fuera alcalde de Camagüey, Don Manuel Agüero y Ortega, también capitán de milicias y sargento mayor. Fue este duro golpe de la pérdida de su hijo lo que lo llevó a tomar la decisión de dedicar por completo su vida al servicio de sus semejantes, pero como sacerdote, como Fray Manuel de la Virgen y Agüero. Para quienes no conozcan la historia y se animan ya les dejaré algunos enlaces al final, bien vale la pena conocer estas páginas de lo que ha sucedido en la ciudad a lo largo ya de cinco siglos de existencia.

Continuando con nuestra comparación, la peregrinación a la Meca reúne a más de dos millones de musulmanes cada año, mientras que la procesión del Santo Sepulcro, por muy nutrida que sea, jamás podríamos pensar en compararla. Lo importante para nosotros es el significado de la misma. Esta procesión camagüeyana comienza el Viernes Santo saliendo de la Iglesia de La Merced, lugar donde se guarda el arca del Santo Sepulcro, baja por la Calle Cisneros hasta la esquina de la Catedral de Nuestra Señora de la Candelaria y al llegar a la Calle Cristo dobla a la derecha rumbo a la Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, ubicada a la entrada del cementerio. El arca del Santo Sepulcro lleva en su interior al cuerpo simbólico de Cristo, el que permanecerá en dicha iglesia hasta el domingo cuando en otra procesión regresará de nuevo a La Merced tras encontrarse con la Virgen de la Alegría. Actualmente es bastante nutrida la participación de fieles en la procesión, número que ha ido en aumento desde que no hace muchos años el gobierno le permitiera a los camagüeyanos continuar con la tradición.

Aparte a la gran diferencia existente entre estas celebraciones musulmana y camagüeyana en cuanto al número de participantes, la forma en que se realizan establece también otra gran diferencia, puesto que a la Meca solo pueden ir los musulmanes, quienes necesitan probar que son fieles practicantes del islamismo, pues de lo contrario no les está permitido ir a la peregrinación. En Camaguey sucede todo lo contrario, pues aquí todo aquel que quiera participar puede hacerlo sin importar con qué credo religioso se identifica y sin que nadie se lo pueda impedir. Sí es bien sabido que desde principios de la revolución castrista los creyentes cubanos sufrieron una fuerte persecución por parte del sistema, aunque pasadas varias décadas llegó el momento en que tuvieron que ir concediéndoles ciertas libertades, sin ignorar que el sistema siempre ha mantenido a los creyentes muy bien vigilados.

Esa diferencia tan marcada entre los dos lugares me llamó realmente mi atención, lo llegué a ver como parte de una enseñanza, de dos escenarios que suponía no gozaban del mismo grado de aprobación para algún ser elevado que pudiese contemplar el cuadro desde más arriba. Por vez primera me veía analizando esta realidad con sus dos escenarios en los cuales los hombres jugaban papeles tan diferentes. Una celebración excluía a todo aquel que no fuera musulmán practicante, la otra por el contrario le abría las puertas a todo el que quisiera unirse en su intento por acercarse a Dios.

Había otro dato importante sobre Camagüey y es que era conocida como la ciudad de las iglesias, dado por el número tan fuera de lo normal de templos católicos en comparación con su extensión, nada menos que diez templos, cuando otras poblaciones de tamaño similar contaban con una cantidad mucho menor, y teniendo en cuenta que en los barrios de la periferia podían haber más iglesias, pues de hecho no conozco la ciudad. 

Hago un paréntesis para aclarar que el considerar las iglesias católicas solamente no representa en lo absoluto ignorar la presencia de otras denominaciones religiosas, esto responde solo a que estamos interpretando hechos de nuestra historia desde la fundación de la ciudad en tiempos de la colonia, época en que no existían otras iglesias pues era el catolicismo el único que dominaba como religión oficial. Los no católicos que no se sientan excluidos, y para nosotros aquí la iglesia católica va a ser símbolo de la fe en Dios del pueblo cubano en general y de su importancia como herramienta de cambio en la nación. 

Otro elemento a considerar como manifestación de la intolerancia religiosa, en las ciudades musulmanas no existen templos de ninguna otra religión pues no son permitidos, solo existen mezquitas. Otras iglesias, sobre todo cristianas, están prohibidas por la ley islámica pues ellos creen ser los que profesan la única y verdadera religión, por lo que cualquier otra está prohibida. Como todos sabemos esa no es la realidad de Camaguey, pues existen iglesias de todas las denominaciones. Hasta una sinagoga judía existe en la calle Andrés Sanchez entre Joaquín de Agüero y Capdevila. En la Meca a nadie se le ocurriría encontrar semejante cosa. El estado de Israel sí permite la existencia de mezquitas. 

Iglesias Camaguey

Foto mostrando las principales iglesias católicas de la ciudad de Camaguey.

El 2 de febrero del 2009 el casco histórico de la ciudad fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esta área incluye a ocho de las diez iglesias mencionadas, quedando excluidas la de San José y la Caridad, que quedan más apartadas de las ocho restantes. Tomando ese dato como referencia me enfoqué en estas ocho iglesias, y para mi que ya había estado leyendo sobre el Número Aureo, no me fue muy difícil darme cuenta que la ubicación de dichas iglesias permitía  unirlas con un trazo similar al de la letra griega con que se identificaba el número áureo. Ese era precisamente el motivo que me había traído desde la Meca hasta Camaguey, la letra ”φ”, “Phi”, y resulta que aquí eran las propias iglesias las que lo formaban con su ubicación tan única en esta enigmática ciudad. Como dato curioso, el valor numérico de la letra ”φ” en el alfabeto griego era 500, que no guarda relación alguna con el valor de 1.618 que se le asigna como número áureo, pero era un detalle que contrastaba con los 500 años de fundada que recién había celebrado la ciudad de Camaguey en el 2014.  

 Por más que quisiera ignorar este detalle de la letra ”φ” me resultaba imposible. Eran las propias iglesias las que la habían dibujado sobre suelo camagüeyano, y por mucho menos que eso los musulmanes estaban diciendo que La Kaaba era sagrada por encontrarse sobre la latitud áurea, una confirmación de que había sido establecida por el mismo Dios. Una estructura en forma de cubo cuyas dimensiones no respondían en lo absoluto a la proporción áurea, que ni siquiera caía dentro de la Zona Aurea, y estas ocho iglesias habían caído todas dentro de esa zona, ni una sola había quedado fuera. ¿No teníamos derecho los cubanos a reclamar algún tipo de reconocimiento sagrado para Camaguey? Me parecía muy justo, ¿por qué no? – Si los musulmanes lo estaban reclamando por qué no nosotros. Y pensar que una equivocación de ellos era la que nos había dado la pista sobre algo que siempre había estado ahí pero pasaba inadvertido para todos. Ocho iglesias al parecer dispuestas a revelarnos quien sabe qué secreto. Por mi parte estaba seguro que haría todo lo posible por descubrir donde radicaba lo sagrado de este lugar, algo que de seguro iba a marcar a Camaguey para siempre. Que Dios nos guíe.  

Me parecía demasiado para tan corto tiempo de haber comenzado, pero el entusiasmo por continuar iba en aumento. Era un hecho que el Número de Dios,”φ”, había sido escrito con las mismas piedras que habían dado vida a la ciudad de Camagüey. Así se había mantenido viva la fe del pueblo, y como guardianes silentes esas iglesias habían sido el refugio de muchos a lo largo de tiempos muy difíciles durante décadas. ¿Qué estaría sucediendo ahora que nuestra conciencia no había sido capaz de percibirlo?

Camaguey Phi

Las tres iglesias que aparecen marcadas en rojo son las que incluyen el recorrido del Santo Sepulcro. El punto rojo más al Norte es La Merced, iglesia donde se inicia la procesión, la que baja hacia la Catedral de Nuestra Señora de la Candelaria y de ahí dobla a la derecha hasta el Santo Cristo del Buen Viaje. El trayecto es de un kilómetro exactamente.

Amigo lector, si has llegado hasta aquí y no lamentas el tiempo que te he robado, te animo a que compartas el artículo con otros que quizás se interesen también.
Nos veremos en el próximo artículo. (Parte 3)

********************

Enlaces:
Santo Sepulcro
Santo Sepulcro (2)

Vandalizado el Santo Sepulcro
Proporción Aurea

 

Comentarios

  1. Aymee Fuentes says:

    Me he quedado con la boca abierta, leí tu artículo anterior y no comenté nada porque me pareció un tanto complicado (soy muy mala en matemáticas) pero este artículo si me ha llenado de mucho asombro…recuerdo que en uno de mis recorridos por mi bella isla cuando me iba de vacaciones con mis hijos visitamos Camagüey y déjame decirte que asombrosamente no se por qué me parecía que no estaba en Cuba cuando estaba en Camagüey, sencillamente porque es muy diferente tiene muchísimas iglesias y sus calles son hermosas y entrelazadas. En mi viaje por Europa pude comparar en mi mente a la Parroquia del Carmen que está en Madrid y a la parroquia de la Virgen del Pilar que está en la cuidad de Zaragoza en España con la hermosa Camagüey…..te sigo en esta búsqueda y ojalá encuentres cosas nuevas…eres un genio…siempre lo digo…un beso

Deje su comentario

*