Verdadero significado de la Cena de Navidad de Fidel Castro en Soplillar en 1959.

Análisis del verdadero significado de la Navidad de Fidel en Soplillar en 1959.

En el artículo relacionado con la muerte de Camilo Cienfuegos encontramos un lugar en la Ciénaga de Zapata que por sus características se ajusta perfectamente a la historia narrada sobre este hecho por el Comandante Jaime Costa Chavez, amigo personal de Camilo, quien estuviera presente la noche del 28 de Octubre de 1959 cuando le dieron muerte en una pista para avionetas de fumigación, según se pudo comprobar en las cercanías del caserío de Soplilla. Ahora quiero hacer referencia a una historia muy conmovedora sobre Fidel Castro cuyo tema central es la cena de Navidad que compartió con los campesinos del mismo caserío en el año 1959, cuando solo habían transcurrido dos meses de la muerte de Camilo. Para nuestra sorpresa, ese caserío es el punto más cercano a la pista que podemos encontrar, el posible escenario de la muerte de Camilo, algo que por supuesto no es ninguna coincidencia.

Así recuerdan los residentes de Soplillar la cena que tuvieron con Fidel en la Navidad de 1959.

Es muy probable que la devoción que muchos sientan por el comandante en jefe sea suficiente como para desechar por completo este material por considerarlo una ofensa imperdonable al máximo lider de la revolución cubana, pero sería recomendable que se tomaran su tiempo para indagar sobre el caso no sea que le estén ofreciendo demasiado culto a un santo que no se lo merece, alguien que ha sido muy hábil para manipular a su antojo y conveniencia las emociones y voluntades del pueblo, aunque una gran número de cubanos nunca se dejó manipular. Es evidente que el objetivo principal de esa historia es el de resaltar las virtudes de Fidel como hombre sencillo y de buen corazón que decidió renunciar a cualquier otro compromiso para dedicar aquella primera noche de Navidad en una Cuba recién liberada de una dictadura, para pasarlo con familias de campesinos pobres en medio de la ciénaga. ¡No digo yo si no va a tocar corazones y a ganarse la voluntad de miles y miles de cubanos!, ¡Cómo no pensarlo si ese hubiera sido su verdadero propósito!, pero cuando nos encontramos con que a solo 3 kms de ese caserío hay evidencias de que pudo existir una pista que evidentemente borraron del mapa, es cuando alguien con un poco de sentido común hace un alto y dice, ¡caramba, verdad que eso está raro! Y se dispone a analizar lo que se está exponiendo, pero para eso se necesita la voluntad de querer descubrir la verdad, porque el que no, ese seguirá adorando al mismo diablo si ese fuera el caso, sinónimo de vivir en negación de la realidad..

Desconozco cuando fue que en Cuba se comenzó a dar publicidad a esta historia de la cena de Fidel, pero lo cierto es que viví en la isla hasta el 1982 y jamás escuché hablar sobre esta cena, fue solo ahora con lo que he ido descubriendo, cuando comencé a buscar información sobre Soplillar, por ser el lugar más cercano a la pista, que encuentré todo lo que han escrito sobre esa famosa cena.

Está claro que si desconocemos los antecedentes fue un gesto muy hermoso por parte del comandante, pero qué era lo que había realmente detrás de todo aquello cuando la prensa habanera de aquellos días no absolutamente nada de donde se encontraba el personaje más importante de la revolución cubana en esa primera navidad, pero es casi imposible que según el relato de Jaime Costa los residentes de aquel caserío no se hubieran dado cuenta de que aquella noche del 28 de Octubre allí había sucedido algo anormal, pues según cuenta, el fuego que consumió la avioneta de Camilo no era fácil de ocultar a 3 kms de distancia, y mucho menos de noche cuando el resplandor de las llamas tiene que haberse visto a una distancia considerable. Quien sabe hasta qué punto los residentes del caserío llegaron a convertirse también en cómplices de Fidel porque a ellos también les dijo lo que mas de una vez les repitió a quienes lo acompañaban en la pista aquella noche cuando le dieron muerte a Camilo,«aquí no ha pasado nada, nadie ha visto nada, esto hubo que hacerlo porque Camilo ha traicionado a la revolución», revolución que había que salvar al precio que fuera necesario para garantizar que seguirían adelante con el plan que ya se habían trazado. Lo más importante para Fidel en su buen corazón era que el pueblo recordara a Camilo como el carismático comandante que había desaparecido cuando su avioneta cayó al mar en un lugar desconocido, pero siempre en el cumplimiento del deber.

El hecho de que forzados por las circunstancias aquellos campesinos tuviesen que jugar el papel de cómplices de aquella «justicia necesaria» es lo que puede haber justificado la presencia de Fidel en aquel lugar aquella noche, y es muy probable que para esa fecha estuvieran trabajando aún en la reforestación del área, y su presencia allí era indispensable pues para su propia seguridad él mismo hacía las veces de jefe de proyecto. Fidel necesitaba estar al pie de la obra para asegurarse de cómo iba quedando el trabajo pues de eso dependía su seguridad y la de la revolución.

Si analizamos que en fechas como la Navidad, lo normal es que decidamos pasarla en compañía de aquellos que representan más para nosotros, que por lo general son los familiares más inmediatos, o alguien a quien nos une un agradecimiento muy grande, cuando se ve como algo normal que vayamos acompañado de uno de esos seres queridos cuya presencia en también importante para nosotros, y ver que fue a ese remoto lugar adonde decidió ir Fidel a pasar la Navidad, y con una apariencia que parecía indicar que estaban en campaña, es cuando las interrogantes no se pueden ignorar, a no ser que conscientemente decidamos cerrar los ojos a la realidad para no aceptar una realidad que destruiría por completo la ilusión que durante años han vivido y renuncian a la idea de que han sido engañados.

 – La presencia de Fidel allí aquella noche del 28 de octubre puede ser la respuesta a que durante toda esa noche el máximo lider no se pronunció públicamente sobre la desaparición de Camilo, cuando se supone que fuera uno de los primeros en enterarse y darlo a conocer al pueblo. Existen pruebas de que el gobierno tardó más de 24 horas en pronunciarse por la desaparición de Camilo, y posteriormente no hubo ni un solo discurso de Fidel en que se hiciera referencia a Camilo. Cualquier otra cosa justificaba un discurso, pero no la desaparición de Camilo.

Fidel en Soplillar

Deje su comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.