Archives for April 2013

La Isla de Cuba en el Plan de Dios


Cuba-en-arcoiris-3

Iglesia de los Misioneros Claretianos.
Paris, Octubre de 1983.

El Padre José Manuel Iparraguirre había anunciado que para principios de noviembre comenzaría una serie de seminarios sobre los profetas del antiguo testamento. Un buen dijo que ya estaba listo y resultó que el sábado 29 de Octubre dio el primero de ellos, así me aparece en los apuntes que guardo de entonces. El 24 de ese mismo mes habían recordado la muerte de Antonio María Claret, fundador de la orden de los Misioneros Claretianos, ocurrida en 1870.

No recuerdo que José Manuel comentara qué lo había motivado a tratar ese tema sobre los profetas, o si respondía a una decisión de los superiores de la iglesia. Sí sé que la idea no tuvo mucha aceptación entre las mujeres que constituían el resto de la clase pues entre ellas comentaban que si por lo menos hubiese sido un tema sobre la virgen sería algo diferente, pero que en realidad no les interesaba mucho que les hablaran de los profetas.[Leer Más…]

Angeles de Dios Que Encarnan en Seres Humanos

Dedicado a Mme. Janine Moreaux Meunier.

Por lo enfocado que he estado compartiendo experiencias relacionadas con el hecho de encontrar trabajo después de haber perdido el que tenía, había pasado por alto esta historia que les narro hoy, aunque me doy cuenta que en aquel momento no llegué a asimilar por completo su verdadero significado. 

Con este relato quiero expresar mi agradecimiento a una persona que realmente lo merece, aunque no fuera ella la única que dejara un recuerdo de gratitud en mi corazón entre todas las que conocí durante mi estancia en París. Como ya he dicho antes, no creo en las casualidades, pues siempre que creemos experimentar una de ellas, si analizamos todos los detalles que las rodean, el antes y después, nos damos cuenta que de alguna forma responden a algo mucho más ligado a nosotros mismos lo que las provocó, ya sea para bien como para mal.

Vayamos unos meses antes de la historia que narraba en en el artículo anterior, en el mes de octubre de 1983. Resulta que a finales de abril, cuando regresaba al cuarto como de costumbre casi al oscurecer, al llegar al último piso por la escalera de servicio, cuando veo a una mujer que salía del cuarto que estaba al inicio del pasillo, uno que quedaba aislado porque de ese lado el pasillo llegaba hasta esa puerta solamente y en sentido opuesto pasaba por el resto de los cuartos, incluyendo el mío, por lo que por esa puerta nadie tenia que pasar para bajar las escaleras. Nunca había visto a nadie entrar allí ni luz por debajo de la puerta en la noche, asumiendo que nadie lo ocupaba, ya que no todas las familias del edificio alquilaban sus cuartos a extranjeros. La mujer era francesa, la saludé y respondió muy amablemente, en efecto era la propietaria. Me preguntó si hacía mucho que vivía allí, de dónde era, etc, etc, era evidente que necesitaba la información necesaria para saber quien era aquel extranjero que vivía en su mismo edificio. Su apartamento estaba justo en el piso de abajo, comenzando debajo de ese mismo cuarto y se extendía incluso pasando por debajo del mío. Al preguntarme por mi familia supo que cada dos semanas iba hasta Puteaux a casa de Jorge el amigo cubano para hablar con ellos, un barrio a las afueras de la ciudad.[Leer Más…]

Sé Parte de tu Propio Milagro

Hombre ciego

¿Podremos nosotros mismos provocar un milagro?

Paris, abril de 1983.
Poco después de quedarme sin trabajo por creer que Dios me estaba haciendo un llamado para hacer algo relacionado con Cuba, cogí trescientos francos del dinero que había reunido hasta ese momento y los guardé aparte en un sobre, cantidad con la que podía cubrir dos meses de alquiler del cuarto que ocupaba con el otro cubano y que pagábamos a la mitad. Lo hice por si llegaba a verme apretado de dinero saber que tenía dos meses de alquiler seguros, y mientras tanto iría viviendo del resto de mis ahorros. No me daba por vencido tratando de encontrar trabajo por la izquierda pues todos los días salía recorriendo calles y calles buscando por todas partes las ofertas de empleo que anunciaban en casi todos los comercios, pero no aparecía nada por ningún lugar. Ahorraba lo más que podía pero era evidente que de donde se saca y no se echa llega el momento en que se agota, y estaba convencido que a ningún conocido iría a pedirle ayuda si me llegaba a ver apretado porque cualquiera podía decirme, ¿no estás así porque Dios te llamó? Pues que te ayude
ÉL. Y en realidad estaban en su derecho después que por voluntad propia había abandonado mi trabajo, nadie me había obligadoAunque por pena o por compromiso me ayudaran, era yo el que no tenía cara para pedir ayuda. Y pienso que mi compañero de cuarto estaría asustado porque aunque yo no mencionaba nada sobre cuanto me quedaba en cualquier momento se podía ver en tremendo compromiso. [Leer Más…]

Para Aquellos Que Tienen en sí el Decoro de Muchos

Dedicado a Yoani Sánchez.

Hago un alto y dejo a un lado mis escritos para dedicar este artículo a una persona que considero merece reconocimiento, alguien cuyo esfuerzo es para tener en cuenta aunque no la haya mencionado en lo que he escrito hasta el momento, esa persona es Yoani Sánchez.

Ahora está de visita aquí en Estados Unidos y me alegró mucho el escuchar sus palabras esta noche en su presentación en la Universidad Internacional de la Florida (FIU) sobre algo que en su opinión era necesario para los nuestros en la isla y eso era el hacerles llegar un mensaje de esperanza, que creo es lo que he estado haciendo en estos últimos meses y es algo que me entusiasma realmente.

Acabo de ver en internet su comparecencia en vivo, la que no llegó a una hora y media, aunque uno quisiera que continuara por más tiempo pues es reconfortante escucharla. Hay que comprender que es un ser humano, una mujer que ha enfrentado una gran oposición por parte de las autoridades cubanas y solo hay que meterse en su pellejo intentando imaginar su realidad para comprender la tensión a la que está sometida, por lo que comprendo entonces que ese tiempo fue  suficiente. No podemos pedirle más de lo que nos ha dado.  No es fácil, por muy seguro que estemos de lo que defendemos, el hacer frente a un auditorio donde se sabe no está presente solo una línea de pensamiento, después de enfrentar día tras día tan fuertes emociones.[Leer Más…]