«Last Hours of Camilo Cienfuegos» – Jaime Costa Chávez

«Last hours of Camilo Cienfuegos».

The content of this article is a translation of Chapter X of the book “The bugle plays at dawn”, (El clarín toca al amanecer), story told by Commander Jaime Costa Chavez about the last hours of Commander Camilo Cienfuegos. This book is banned in Cuba since it contains a direct accusation against Fidel Castro, who appears as the main responsible in Camilo’s death, something that government elite has always tried to hide from the people.

From the 37 chapters of the book, Chapter X is the only one that gives details on this sad page of our history, and as far as I know, the book was never translated to the English, but due to the importance of this fact, I decided to at least translate this chapter so the people may have an idea of the real story that hides behind the myth the Castro regime created to present it according to their purpose,  simply as an accident, when it was not more than a murder.

There is no reason why not to believe the author’s testimony, because the information he provided was enough to identify the exact spot where the killing took place, an airstrip in the middle of Ciénaga de Zapata, and although is was completely demolished, I think it would be impossible for Raúl Castro to deny its existence, because those involved in the crime left clues behind that made possible its discovery. It is evident that the remains of Camilo’s airplane were buried nearby, under the trees that were planted in the area with the intend to conceal the fact that an airstrip could have ever existed here.

[Leer Más…]

Se le Pone Fin al Misterio Sobre la Muerte de Camilo Cienfuegos

Se le pone fin al misterio sobre la muerte de Camilo Cienfuegos.

Parte 1. -Investigación basada en el testimonio del Comandante Jaime Costa Chávez sobre la muerte de Camilo Cienfuegos.

Con el paso de los años, seis décadas ya, la muerte de Camilo Cienfuegos llegó a convertirse en una especie de misterio, y aunque son varias las versiones que nos han llegado sobre el hecho, lo cierto es que hasta el presente ninguna de ellas ha podido ser demostrada, razón por la que decidí realizar una investigación por mi cuenta. Para ello me basé en el testimonio de alguien que aseguraba haber estado presente en el lugar de los hechos, el recién fallecido ex-comandante del ejército rebelde Jaime Costa Chavez, quien fuera además amigo cercano de Camilo. Autor del libro autobiográfico titulado «El Clarín Toca al Amanecer«, el Sr. Costa relata con detalles suficientes lo ocurrido la noche del 28 de Octubre de 1959 en una pista de aviación ubicada en un lugar remoto de la Ciénaga de Zapata, al Sur de la provincia de Matanzas. Esa es la historia que encontrarán en el enlace anterior, que corresponde al Capítulo X del libro. Después de leerla quedé convencido de su veracidad, sentía que el hombre había dicho la verdad, por lo que decidí que haría todo lo posible por identificar el lugar donde se encontraba aquella pista en 1959, porque con seguridad habría desaparecido, pero tenía la esperanza de que alguna marca hubiese dejado.

Jaime Costa había llegado hasta la pista procedente del aeropuerto de Varadero. Según cuenta, al llegar aquel 28 de Octubre a Ciudad Libertad y encontrarse con Juan Almeida, éste le pidió que lo acompañara a dar un recorrido en avión pues se decía que Camilo estaba desaparecido, por lo que volaron a Varadero desde el aeropuerto militar que allí existía. Al llegar se encontraron con Fidel Castro y Osvaldo Dorticos, entonces Presidente de la República. Fue desde allí que salió el grupo con rumbo Sur hacia la Ciénaga.

Para su sorpresa, al llegar a esa pista, se encontraron con que Camilo estaba en el lugar, comprobando así que no había desaparecido, sin dudas algo raro estaba sucediendo. Según nos cuenta, tras Camilo despegar del aeropuerto de Camaguey, Fidel tuvo que haberle informado por radio que se encontrarían en aquel lugar, donde todo parece indicar que se habían encontrado en otras ocasiones, pero cuál sería la sorpresa de Camilo al llegar y encontrar que eran Raúl y Che Guevara quienes lo estaban esperando, pues Fidel no había llegado aún. Es de imaginar la reacción de Camilo, pues era evidente que le habían tendido una trampa, precisamente aquellos con quienes había peleado en la Sierra, pero que ahora estaban jugando un papel tan miserable. Qué ajeno estaba aquel joven comandante tan querido por el pueblo a que aquel sería el último día de su vida. [Leer Más…]