El Día Que se Llevaron a Elián Gonzalez Para Cuba

Hoy es Viernes Santo, como lo era también aquel 21 de abril del año 2000, cuando desde temprano mi esposa y yo habíamos decidido que esa noche iríamos a unirnos al grupo que todos los días se reunía en las cercanías de la casa de la familia del niño Elián Gonzalez en el noroeste de Miami. Desde finales de noviembre que habían rescatado al niño esa era la noticia que más ocupaba todos los medios.

Ya habíamos ido en otras ocasiones, pero aquel día precisamente, y a modo de oración, había estado repitiendo en mi mente los versos del Salmo 23. Mientras lo hacía iba pensando en Cuba y en las tantas tragedias que se habían enfrentado en el pasado y que tanto blanco habían hecho en las familias cubanas. Así fue que comencé a sentir aquel salmo como algo nuestro, al tiempo que me venía a la mente la letra de nuevos versos, y para impedir que se me escaparan tomé papel y lápiz y comencé a escribir. Al poco rato ya tenía lo que era para mí la versión cubana del salmo 23. Antes de salir para unirnos al grupo me fui a sacar un paquete de copias que repartimos aquella misma noche entre muchos de los presentes. Hasta nuestro hijo de diez años nos acompañaba con su paquete de hojas repartiendo entre la multitud.

Allí no solo se reunían cubanos sino también otros latinoamericanos apoyando todos nuestra causa. En aquellos días la situación se había tornado mucho más tensa porque el gobierno americano había dado la orden de que el niño debía regresar a Cuba con el padre, pero la familia aquí en EU intentaba impedirlo y la mayoría los apoyaba en su propósito. Esa noche estuvimos allí hasta cerca de las 3 de la mañana pero por estar con nuestro hijo decidimos irnos, aparte de que habíamos llegado temprano en la noche, se sentía una atmósfera tensa que daba cierto temor permanecer allí con un menor. No pasó mucho tiempo después de marcharnos que supimos se había producido el rescate del niño, por lo que nos alegramos no haber estado presente.

Creo que el intentar que el niño no regresara a Cuba era la mejor intención de todos. Es una realidad que al faltar su madre era allá donde se encontraban las personas que habían vivido con él hasta el momento de la salida, personas con las que tenía vínculos estrechos, su padre, sus abuelos y así el resto de la familia. Los de aquí los acababa de conocer aunque por supuesto que resultaba fácil establecer una conexión afectiva con una criatura rescatada en las condiciones en que Elían había sido encontrado, -para lo que no hace falta que exista una relación de familia-, circunstancia que podríamos considerar hasta cierto punto milagrosa al sobrevivir a la deriva en aquella cámara de neumático donde lo encontraron sin mostrar siquiera marcas de mordeduras después de permanecer por quien sabe cuántas horas con más de la mitad de su cuerpo bajo las aguas. Su madre, como la mayoría del grupo de doce personas que lo acompañaban, había perdido la vida en el intento de venir a EU.

Se veía que el niño se sentía a gusto con su nueva familia y manifestaba su deseo de quedarse con ellos, aunque a su edad era fácil atraer su atención con muchas cosas que en Cuba le faltaban, pero está claro que la familia de aquí tenía suficientes razones para evitar que lo regresaran a Cuba, y en eso radicaba el apoyo que recibían de la mayoría, en que su vida allá no sería como la de cualquier otro niño con las dificultades del diario vivir, sino que sería utilizado como una herramienta política en manos del régimen, adoctrinado con un propósito determinado. Su vida allá no sería nada normal ya que forzosamente tendría que estar sometido a un marcado aislamiento y cuyos movimientos estarían completamente controlados por las autoridades, situación en la que un acentuado toque paternalista por parte del máximo líder de la revolución no podría faltar, algo muy favorable para destacar rasgos de humanidad en su persona como forma de compensar otros hechos que también involucraban niños cubanos abandonando el país con sus familias en que el proceder de las autoridades había dejado tan triste recuerdo.

Tampoco se puede ignorar el riesgo de un intento de abandonar Cuba en la forma que lo habían hecho, la gente en su desesperación no cuenta con la posible tragedia que se puede presentar y queriendo salvar a un hijo de un sistema lo que hacen a veces es enfrentarlo cara a cara con la muerte, la que más de uno ha encontrado, pero cuando uno meditaba en la odisea que había pasado el muchachito y en todos los elementos relacionados con el caso, en lo personal sentía, como la mayoría, que lo mejor era que el muchachito que no regresara a Cuba, además era muy visible que el gobierno cubano estaba aprovechando la oportunidad para desviar la atención de los problemas internos de la isla para enfocarla en un supuesto acto de humanidad nada común en ellos en casos como aquel que involucraba familias abandonado el país, pues en otros casos de esa índole no habían mostrado ningún tipo de compasión. No estaba tan lejano el recuerdo del remolcador 13 de Marzo donde había muerto una decena de niños y unos treinta adultos por el uso excesivo de fuerza por parte de las autoridades cubanas.

Algo es real, y es que si se hubiera pensado en que el intento por impedir su regreso a Cuba iba a terminar en actos de tanta violencia policial como los que se presenciaron, lo mejor hubiera sido ceder ante la demanda de las autoridades y dejar que se lo llevaran evitando así que el más vulnerable de todos sufriera el trauma de verse frente a aquellos militares empuñando armas largas. Al mismo tiempo se estaban llevando a cabo conversaciones para llegar a un acuerdo entre ambas partes, pero nadie imaginó que la ofensiva para llevárselo llegara a tal extremo de violencia. Es triste recordar el rostro del niño en aquella foto que recorrió el mundo entero.

Todos estos hechos que captaron nuestra atención son suficientes para que lleguemos a muchas conclusiones, todas por supuesto en dependencia de cual sea nuestro patrón de creencias, de a qué demos más importancia, de qué es lo que vemos realmente y qué es lo que ignoramos. ¿Es que acaso esa experiencia que se vivió con el niño Elián como centro fue un hecho encaminado únicamente a lograr objetivos políticos y nada más?. Estoy por pensar que hay una realidad mucho más profunda que se esconde detrás de todo, y sin que llegue a profundizar en ninguno, consideraré solo algunos detalles, sin condenar al silencio ningún pensamiento por infantil que pueda parecer.

El grupo de unas doce personas en que vino el niño había salido de la Ciudad de Cárdenas, lugar en que ondeó por vez primera la bandera cubana. Fue además un día en que se celebraba en EU el Día de Acción de Gracias que fue rescatado del mar, el 25 de noviembre de 1999. El rescate de ese día le había salvado la vida, pero había sido objeto de otro tipo de rescate un Viernes Santo, el rescate que lo conduciría de regreso a Cuba.

Al niño pudieron ponerle cualquier otro nombre y no precisamente el de Elián, el cual tiene un significado muy peculiar. En su raíz, tanto”EL” como “ELI” son una variante de Dios en hebreo, sinómimo de “Alto”, “Elevado”, “Mi Dios”. Su etimología es “El Señor es mi Dios”; patronímico del griego “helios”, “Sol”, que representa al “Rey de la Luz”, “El más brillante”. En hebreo por su parte el nombre es ELIAM es sinónimo de “Dios del Pueblo”. Si prestamos atención al que lo rescata del mar vemos que tiene un nombre muy llamativo también, Donato, nombre que viene del latín “donatus”, “dado por Dios”, “Don de Dios” o “Regalo de Dios”, teniendo en cuenta que la principal figura de todo este cuadro es la del niño.

No intento dar ninguna connotación sobrenatural a ninguna de estas figuras, ni al niño ni a su salvador, pero sí me quiero enfocar en la simbología que representan, realzada además por las fechas específicas en que ocurrieron los hechos. Con su estrategia política el gobierno cubano, mucho más allá de quererse anotar una victoria, lo que representaba una derrota para los cubanos del exilio, lo que en realidad había logrado en el plano espiritual era que el Dios del Pueblo regresara a su propio pueblo. Esa victoria del gobierno cubano matizada con un visible toque paternalista y humano podía llegar a tocar los sentimientos de los más indiferentes y apáticos al sistema, llegando a hacerles ver cuan carentes de sentimientos y enemigos de la familia éramos los de la parte de acá, llegando a despertar simpatías donde hasta ese momento el rechazo por el sistema había sido evidente. Aparentemente había sido una buena jugada, pero jugada que con el tiempo se tornaría en contra del propio gobierno.

¿Qué pasó en Cuba a partir del retorno de Elián? La salud del señor Castro, quien hasta ese momento había sido el roble que todos habían conocido, comenzó a deteriorarse, dando sus primeras señales visibles cuando en junio del año siguiente sufrió un desmayo justo cuando anunciaba el inicio de una nueva campaña político-ideológica como respuesta a la recién emitida condena a los cinco espías encausados en EU, campaña similar a la iniciada el año anterior por la liberación de Elián. Se estaba poniendo en marcha el mismo tipo de maquinaria política, nueva modalidad de campaña ideológica que se materializó en un museo dedicado a la “Batalla de Ideas”, el que se inauguró en la propia ciudad de Cárdenas, una medalla más en su colección como ciudad de primicias, con la diferencia que los logros del pasado, mucho más frecuentes y de mayor alcance y beneficio para el pueblo, no eran de esa naturaleza.

En la ciudad de Cárdenas la mayoría de los residentes conocen el lugar no como el Museo de la Batalla de Ideas sino como el Museo de Elián, el único en la nación con ese trasfondo. Museo de Elián, simbólicamente un museo al Dios del Pueblo, y precisamente en la ciudad de primicias. ¿Cuál podríamos pensar que fuera para nuestra querida ciudad su próxima medalla? ¿Tendrá que ver acaso con la libertad definitiva de la nación?

Aquí los dejo con el texto del salmo 23 concebido para nuestra querida isla.

Salmo 23 para Cuba

“CUBA”

Jehová es tu Pastor y nada te faltará.
Tus lugares de secos pastos de nuevo reverdecerán,
Pues con la lluvia a su tiempo te bendecirá.

Confortará a tus hijos, te traerá la Paz
Y por amor de SU nombre en Justicia vivirás.

Nunca más andarás en sombra de muerte,
Jehová estará contigo para defenderte.

Tus palmeras se yerguen saludando al sol
Y el sinsonte le canta un nuevo canto al amor.

De los escombros te levantas como Reina, Majestuosa,
Y ante tus angustiadores muestras tu corona, Victoriosa.

Se ungirá tu tierra con leche y miel.
Aquí está tu pueblo que te ama
Prometiendo serte fiel.

Amén

 

Comentarios

  1. Aymee Fuentes says:

    Hola mi querubín despeinado,Dios mío… con este salmo…Esta hermoso…que Dios te siga bendiciendo. …….me gustó mucho ese salmo 23 adaptado a nuestra Isla, es hermoso y muy verdadero… me sacaste las lágrimas. Otro beso.

Deje su comentario

*