16 de Abril – Un Día con Aires de Holocausto

    El 16 de abril es para la revolución cubana un día de grandes efemérides, comenzando por el del año 1961 cuando Fidel Castro anunció el carácter socialista de la revolución, declaración que a un gran número de cubanos no agarró por sorpresa, aunque de hecho muchos sí fueron sorprendidos. Y como efemérides para este día tenemos la celebración de la victoria de Playa Girón, la creación del Día del Miliciano y la del Partido Comunista de Cuba. Sin duda un día con mucho significado para los comunistas cubanos.

    En el relato de sus memorias dado a conocer unos días antes de arribar a su 84 aniversario y que presentó bajo el tituló “La Victoria Estratégica”, Castro confesó la forma en que ocultó la verdadera naturaleza de sus ideas pues solo así es que tenía más posibilidades de asegurarse el triunfo. El ocultar su verdadero propósito no había sido otra cosa sino cuestión de táctica.

    Con esa declaración Castro estaba dando pasos ya al descubierto en el camino que de antemano se había trazado, aquel que tan hábilmente había ocultado para pasar como un verdadero demócrata, como un defensor de las libertades de los cubanos, entre ellas la de la libre expresión de las ideas, al tiempo que iba ganando popularidad. Para el buen entendedor ese día se desvanecían las esperanzas de que el cubano tuviera la libertad de elegir sus presidentes entre los candidatos que representaran los diferentes partidos, algo por lo que tanto él mismo había luchado, pues era de los que pensaba que la permanencia prolongada en el poder conducía a las dictaduras, visión alimentada por el entonces cercano ejemplo de Trujillo en República Dominicana.

    Con el triunfo del movimiento rebelde Castro había decidido no considerar otras plataformas que no fuera la que él ya había planeado; el apoderarse del poder era la meta trazada y una vez logrado crearía las condiciones para no correr el riesgo de volver a perderlo, – acabar con los partidos políticos era el principal objetivo. Fue diestro en ir quitando del camino a todo aquel que se convertía en obstáculo para sus propósitos, haciéndolos ver como traidores, como enemigos de la revolución. La condición actual de nuestra nación y de nuestro pueblo es prueba irrefutable del daño provocado por aquella mentira.

    La lucha armada, la guerra de guerrillas, había demostrado ser el camino mas corto y seguro para alcanzar la liberación, método que se convirtió en el método que Castro sin pérdida de tiempo comenzó a recomendarle a todos los países que tenían que liberarse de gobiernos como el que ellos acababan de derrotar, y no solo se le recomendaba sino que se les ayudaba y entrenaba, tanto en sus propios territorios como dentro de Cuba.

    Si la dictadura de Trujillo a lo largo de treinta años, unos veinte como presidente y el resto manipulando gobiernos títeres, según los estimados dejó un número aproximado de 50 mil víctimas, dominicanos en su mayoría, aunque también un significativo número de haitianos,  mirando a la experiencia cubana no solo podemos tener en cuenta el costo en vidas cubanas sino todas las provocadas en Latinoamérica y en otros continentes, en el afán del gobierno cubano por exportar revoluciones incitando y apoyando a las guerrillas.

    Según investigaciones realizadas sobre las bajas provocadas por los movimientos guerrilleros de América Latina podemos enfocarnos en algunos ejemplos, como el de Sendero Luminoso que dejó un promedio de 70 mil víctimas en el Perú, el Frente Farabundo Martí unas 75 mil en el Salvador y las FARC de Colombia que ya va por unas 220 mil víctimas a lo largo ya de cinco décadas, y la responsabilidad que le corresponde a Cuba por su participación respecto a esas cifras es un hecho que no se puede ignorar. El anuncio de aquel 16 de abril de 1961 fue como si comenzara a soplar un viento que poco a poco fue tomando fuerza de tormenta hasta que se convirtió en un fuerte huracán que azotó varias naciones, dejando tras si una oscura estela de muerte, aires de holocausto que solo trajeron más tristeza dondequiera que soplaron.

    Para este año 2015 el 16 de abril está coincidiendo con una de las conmemoraciones más importantes del pueblo judío, el día dedicado a rendir homenaje a las víctimas del holocausto, cifra que en número no se puede comparar con las provocadas por estos movimientos guerrilleros de América. Las últimas investigaciones realizadas arrojan que pudo haber llegado a los 20 millones y no los seis que se consideraba hasta el momento, triste realidad para el pueblo de Israel. Este año casualmente esa recordación de los judíos está coincidiendo con la fecha cubana que recuerda aquel anuncio fatal, y ambas están ligadas al recuerdo de un gran número de muertes.

     El Yom-HaShoah fue establecido en Israel en el año 1959 para ser recordado el 27 del mes de Nisán, en el mismo año que triunfó la revolución cubana. Como el calendario judío es lunar entonces correspondió al 5 de mayo de nuestro calendario. No fue hasta el año 1996 que el 27 del mes de Nisán vino a caer un 16 de abril y desde entonces es ahora que tenemos la coincidencia nuevamente.

    El discurso de Castro de aquel 16 de abril de 1996 tuvo lugar precisamente en la provincia de Matanzas, conmemorándose ese año, aparte del resto de las efemérides antes mencionadas, el centenario de la caída en Combate de Antonio Maceo. El haber mentido treinta y cinco años atrás entra en una gran contradicción con lo que pronunció en esa ocasión en Matanzas, discurso en el que hacía alusión al gobierno norteamericano, tema de la mayoría de sus discursos.  Así expresó.

…. “Ni ellos mismos se pueden gobernar o no quieren gobernarse, por ese desorden de cientos de miles de millones de dólares de drogas; ese desastre de un movimiento delictivo que crece por año; ese odio a los pobres; ese deseo de acabar con las pensiones, de acabar con las conquistas sociales que, de una forma o de otra, el pueblo norteamericano logró durante decenios, desde la época de Roosevelt; ese hábito de querer gobernar al mundo, de decirle a cada gobierno lo que tiene que hacer, de insultar a los presidentes, de los que dicen que son amigos;”

    Haciendo un paréntesis aquí, pienso que no hay que hacer mucho esfuerzo para darse cuenta de todo lo que le viene bien a la realidad de Cuba y que Castro veía en el cuadro norteamericano. Sobre el insulto a los presidentes, si no me equivoco ese ha sido uno de los rasgos más distintivos de los líderes socialistas de línea dura, y los hermanos Castro han sido fieles exponentes de esa costumbre, seguidos de cerca por Hugo Chaves y finalmente por Nicolás Maduro, quien parece estar compitiendo con alguien para ver lo más que puede ofender a todo el que cuestiona su arbitrariedad.

    Después de hacer mención en dicho discurso al derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate ocurrido el 24 de febrero de ese mismo año, hizo referencia a “la verdad” como elemento fundamental en el éxito de la revolución. expresó:

    “Lo que pasa es que nosotros tenemos moral, moral bien alta, hablamos con la verdad y decimos siempre la verdad; con la verdad y la moral seremos invencibles, ganaremos batallas en todos los campos en que tengamos que batallar (APLAUSOS). Y esperamos, somos pacientes, hemos sabido ser pacientes, todo lo pacientes que ha sido necesario, hasta donde el decoro pueda conciliarse con la paciencia. No somos guerreristas ni mucho menos”.

    Viene a ser como causa y efecto que siempre que la verdad sea la que se establezca en nuestras acciones hay muchas posibilidades de tener la victoria asegurada, pero cuando vemos a un pueblo que sigue luchando porque la tan proclamada libertad que se dijo alcanzar es la misma que los sigue aplastando, ¿donde está entonces la verdad? Esa es la realidad del pueblo cubano, la que nos demuestra que el ser invencibles, de lo que tanto se vanagloria el gobierno cubano y sus defensores, es algo muy relativo, porque ese escudo protector que solo se construye con la verdad, para ellos no existe.

    El haberme enfocado desde semanas atrás en esta fecha del 16 de abril fue lo que me llevó a buscar en fuentes de información de los inicios de la revolución sobre eventos que hubiesen tenido lugar en esa fecha, no solo en el año 1961 sino en otros cercanos al mismo. En esa búsqueda fue que apareció el discurso pronunciado por Fidel el 16 de abril de 1959 durante su visita a Estados Unidos publicado en el Diario de la Marina. Como eso otros artículos muy interesantes que pienso seguir compartiendo en el futuro.

    No puedo negar que esta es una fecha que captó mi atención de manera especial, pues fue a partir de ahí que se produjo ese giro inesperado en el curso del camino que con tanto sacrificio se había trazado por muchos cubanos que también lo habían arriesgado todo por ver a su Cuba libre, y de repente se vieron traicionados. Es evidente que Castro los traicionó, y como cosas de la historia viene a ser como una deuda pendiente que aún no se ha saldado, pero no será ningún cubano el que lo intente. Sin necesidad de hacer un análisis demasiado profundo tal parece como si ese día se hubiera decretado como una especie de sentencia sobre nuestra nación, como si a partir de ese momento comenzáramos a sufrir las consecuencias de una maldición.

    Mientras tanto yo sigo esperando en las promesas de Dios. Ese es el tema que he venido tratando en la mayoría de los comentarios anteriores, pues es solo en la intervención de Dios que vislumbro una salida para el problema cubano. Confío en su fidelidad y en que cualquier día nos sorprende con algo ante lo cual no nos quede duda de que ya asume control total de la situación de nuestra querida isla.

   Solo DIOS le dará la merecida sepultura al comunismo y traerá la paz a nuestra tierra.

*************************************************

¡Hoy unámonos en sentimiento al pueblo de Israel!

*************************************************

Yom-HaShoah
Cuba en Latinoamérica
Víctimas del Holocausto
Victims of the Holocaust
El Salvador

Shoah (hebreo: ruina o destrucción)

Comentarios

  1. Aymee Fuentes says:

    Preciso y conciso, siempre perfecto lo analizas todo al detalle dando conclusiones reales. Un abrazo

Deje su comentario

*