Archives for September 2013

El Pasaporte Cubano Entre los Records Guinness

¿Por qué es tan caro el pasaporte cubano?

A lo largo de nuestro exilio, a esa gran mayoría que ha regresado a la isla a visitar la familia que dejó atrás, no le ha quedado más remedio que aceptar las reglas de juego impuestas por el gobierno cubano, aún a sabiendas de que esas reglas han estado enfocadas en sacarles el mayor provecho posible.

Entre otras, una de ellas es la suma que tenemos que pagar por el pasaporte. Todos sabemos que pagamos un precio extremadamente alto, pero no creo que todos sepan cuál es el costo en otros países, con lo que tendrán una idea más completa de cual es nuestra realidad. Por supuesto que este precio no afecta a quienes son enviados por el gobierno en algún tipo de misión y a los cuales el mismo gobierno les otorga pasaporte.

El pasaporte cubano tiene una peculiaridad y esa es que aunque diga ser válido por seis años, en realidad su validez es de solo dos años, afirmación que creo queda demostrada por el hecho de que al cabo de los dos primeros años de emitido ya es obligatorio pagar por la primera prórroga, pues de no ser así dicho pasaporte no se puede usar. Esta primera prórroga extiende su validez por dos años más, al cabo de los cuales se hace necesario pagar de nuevo por una segunda prórroga, la que viene completando los seis años de validez a que se hace mención.
[Leer Más…]

Necesidad de un Yom Kippur Para los Cubanos

Un Yom Kippur para los cubanos.

En más de una ocasión antes de escribir mi primer comentario en este blog y según me adentraba más en el tema de encontrar nuestro valor como individuos, como pueblo, en el pasado, en esas experiencias vividas que en la mayoría inevitablemente evocarían tristes recuerdos, me cuestionaba si sería lo mejor no tocar el tema pues era probable que muchos no estuviesen preparados para entender que la idea nos conduciría a resolver problema alguno.

Personalmente hacía mucho tiempo que había vencido el resentimiento que guardaba en contra de aquellos que tanto daño habían hecho a mi familia y trataba de ver que en ese nuevo curso en que forzosamente se había tenido que encarrilar nuestra vida había también bendiciones que agradecer y que si por alguna razón Dios no lo había impedido, quizás habría algún propósito en todo lo vivido y a su debido tiempo lo encontraría. No es que estuviera convencido de que esa fuera la realidad pero era una posibilidad a considerar.

Sabía de muchas personas que aún después de todos estos años transcurridos desde los sesentas no habían superado la secuela dejada por los duros momentos que habían vivido y parecía un imposible que lo pudieran lograr. Solo una intervención muy directa de Dios lograría hacer un cambio. En lo personal, después de casi treinta años había tenido la experiencia de recibir desde Cuba la carta de un amigo de la universidad, alguien que cegado por la locura de defender aquello que nos forzó a tantos a irnos, había asumido en mi contra una actitud que jamás hubiese esperado de su parte. En dicha carta me confesaba lo miserable que se había sentido por espacio de unos ya veinticinco años, que no había día de su vida que no recordara lo que me había hecho, pero que merecía escuchar de mi que no lo perdonaba.[Leer Más…]