El Pasaporte Cubano Entre los Records Guinness

¿Por qué es tan caro el pasaporte cubano?

A lo largo de nuestro exilio, a esa gran mayoría que ha regresado a la isla a visitar la familia que dejó atrás, no le ha quedado más remedio que aceptar las reglas de juego impuestas por el gobierno cubano, aún a sabiendas de que esas reglas han estado enfocadas en sacarles el mayor provecho posible.

Entre otras, una de ellas es la suma que tenemos que pagar por el pasaporte. Todos sabemos que pagamos un precio extremadamente alto, pero no creo que todos sepan cuál es el costo en otros países, con lo que tendrán una idea más completa de cual es nuestra realidad. Por supuesto que este precio no afecta a quienes son enviados por el gobierno en algún tipo de misión y a los cuales el mismo gobierno les otorga pasaporte.

El pasaporte cubano tiene una peculiaridad y esa es que aunque diga ser válido por seis años, en realidad su validez es de solo dos años, afirmación que creo queda demostrada por el hecho de que al cabo de los dos primeros años de emitido ya es obligatorio pagar por la primera prórroga, pues de no ser así dicho pasaporte no se puede usar. Esta primera prórroga extiende su validez por dos años más, al cabo de los cuales se hace necesario pagar de nuevo por una segunda prórroga, la que viene completando los seis años de validez a que se hace mención.
[Leer Más…]

El 17 de Diciembre de 1982 Dejaba Atrás a Mi Patria

Courtesy of Joe Ravi - CC-BY-SA 3.0

Courtesy of Joe Ravi – CC-BY-SA 3.0

Diciembre 18 de 1982. Aeropuerto de Orly, Paris.
Después de un largo viaje y con un frío que partía los huesos allí me esperaba Marie Antoinette y su padre para llenar ese vacío que se siente al llegar solo a lo desconocido. El vuelo de la Habana a Madrid no había podido aterrizar en el aeropuerto de Barajas debido a una tormenta de nieve y tuvo que seguir hasta Barcelona donde esperamos unas dos horas hasta poder regresar a Madrid. Nos habían desviado justo a la ciudad desde donde había recibido la primera carta de Soledad Martínez, quien nunca más me había escrito, y ahora me estaba esperando en Paris la única persona entre las que ella me había indicado escribir y con quien había mantenido contacto después de varios años. Allí le agradecí en silencio todo lo que sin ella saber había hecho por mi, sobre todo el viaje que estaba realizando en aquel momento, única vía disponible para salir de Cuba. Quién sabe si habría muerto, no tenía la menor idea de lo que había pasado con ella, pero el agradecimiento estaba en mi corazón. Llegué a Madrid con el tiempo justo para tomar el vuelo de Air France rumbo a Paris.[Leer Más…]