¿Cuál Será la Próxima Primicia de Cárdenas?

Desde mi último comentario a finales del 2014 he pasado un tiempo más bien de espera de algún acontecimiento significativo que ocurriera en la isla que pudiera considerarse como parte del plan de Dios encaminado a la liberación de nuestro país, algo sobre lo que venía haciendo énfasis en los últimos artículos.

Para los que entran al sitio por primera vez, ese es el tema principal alrededor del cual giran mis comentarios, en la intervención de Dios en el problema cubano una vez que todos los esfuerzos por lograr su liberación de las garras del comunismo han fracasado, siendo una realidad, a mi modo de verla, que todo acuerdo entre gobiernos solo contribuirá a fortalecer en el poder a quienes, mejor posicionados aún, continuarán haciendo del pueblo la masa esclava manipulada según sus intereses. Si confieso que he estado esperando porque suceda algo es porque no he considerado darme por vencido en la creencia de que llegará ese momento tan anhelado por nuestros hermanos, momento en que la liberación definitiva de nuestra nación sea un hecho consumado gracias a una intervención directa de Dios.

Es por eso que cuando se va acercando un 24 de febrero, sobre todo en estos últimos años, revivo con más intensidad el recuerdo de aquel día hace ya treinta y dos años, cuando vi claramente que llegado un momento de nuestra historia Dios asumiría el control absoluto de la situación de nuestro país. En la víspera ya de este 24, y sin que ello represente apartarme del tema, es en mi querida ciudad de Cárdenas que siento enfocar la atención, y aunque en el pasado haya hecho referencia a su distinción como ciudad de primicias entre las ciudades de Cuba, esta vez entraré un poco más en detalles. Es un hecho indiscutible que en ella tuvieron lugar acontecimientos que habrían sido un gran orgullo para la propia capital de la república el poderlos haber protagonizado, pero sin embargo son hechos que han galardonado a una ciudad de  provincia, nuestra querida Cárdenas.

La ciudad fue fundada el 8 de Marzo de 1828 y bautizada entonces con el nombre de “San Juan de Dios de Cárdenas”, pero debido a su crecimiento acelerado, gracias no solo a su posición geográfica sino también a la visión de , recibió también los epítetos de Barcelona de las Antillas, Perla del Norte, Holanda de América, Ciudad Bandera y por último el de Ciudad de Primicias. Su desarrollo fue visible hasta el año 1959, fecha a partir de la cual comenzó a manifestarse el deterioro y posterior desaparición de muchos de los logros alcanzados hasta ese momento. Entre sus primicias contamos las siguientes:

1585- Se funda en La Habana el primer mayorazgo cubano conformado por varios hatos y corrales ubicados en la zona de Cárdenas.
1847- Primer Museo de Historia Natural fundado en Cuba por el sabio naturalista alemán Juan Cristobal Gundlack.
1850- Ondeó por primera vez nuestra enseña nacional sobre suelo cubano (19 Mayo)

1850- La joven habanera radicada en Cárdenas Cecilia Porras Pita escribe el primer poema dedicado a nuestra enseña nacional en suelo cubano (19 Mayo)
1862- Secuestro del vapor “Comanditario”, hecho que desató la guerra naval contra España.
1862- Inaugurada por Gertrudis Gomez de Avellaneda la primera estatua de Cristobal Colón develada en América Latina.(26 dic)
1882- El Dr. Dionisio José Sáez funda el primer Colegio Médico-Farmacéutico de Cuba.
1884- Se construye en territorio cubano la primera Refinería de Azúcar.
1889- Se inaugura el primer servicio de alumbrado eléctrico en Cuba.
1892- El Dr. Fernando Mendez Capote funda la primera Clínica Ginecológica de Cuba. (26 Nov)
1898- Primera ciudad bombardeada por buques norteamericanos. (11 Mayo)
1898- Primera vez que se iza en suelo cubano la bandera norteamericana. (Cayo Diana, 11 Mayo)
1899- Primera huelga obrera en Cuba durante la primera intervención norteamericana. (10 Enero)
1900- Primer Mausoleo dedicado a los Mártires de la Guerra de Independencia construido en una plaza pública.
1911- Primera estatua erigida en honor a Tomás Estrada Palma, 1er. presidente electo de Cuba. 
1918- Se inaugura en Cárdenas el primer edificio construido para Museo en el país.
1925- Primer intercambio de banderas entre rusos y cubanos protagonizado por Julio Antonio Mella.
1936- Rosa Amelia Toledo de Jimenez, primera mujer electa concejal en la isla de Cuba.
1936- Rosa Pastora Lecrere, primera maestra cubana que presta su ayuda en otra nación.
Fue a Cataluña, España, durante la Guerra Civil.

1945- El cardenense Eugenio Hernandez Alvarez diseña el primer planeador  en Cuba.
1959- Primer tributo masivo que se rindió en Cuba al recién desaparecido Comandante Camilo Cienfuegos.
1962- Primera protesta con toque de calderas en contra del gobierno comunista.
1967- Es echado al agua el primer barco de acero que se construye en el país
1975- Se celebra la primera Semana de la Cultura en Cuba. (1 al 8 de Marzo)
1977- Primera Semana del Deporte celebrada en el país.
1981- Se funda el primer Museo Campesino del país.
1987- El cardenense Antonio López Isla se convierte en el primer cubano con un hígado trasplantado.
2001- Primer museo dedicado a la Batalla de Ideas en Cuba y el mundo.
2002- Se inaugura la primera Clínica de Neurodesarrollo del país en el edificio de la antigua Escuela Llaca.

Puede existir uno que otro detalle que también se le cuente como primicia, pero como podemos apreciar entre las aquí mencionadas, muchas de ellas están muy estrechamente ligadas al surgimiento, acontecimientos y figuras claves de la historia de nuestra nación y hacia los cuales enfocaremos nuestro análisis.

Respetando el orden cronológico, el primero de estos eventos fue el desembarco de Narciso Lopez con seiscientos hombres provenientes de Nueva Orleans el 19 de mayo de 1850, día en que se vio ondear por vez primera nuestra enseña nacional en territorio cubano, siendo su ubicación geográfica favorable para el desembarco la que decidió la elección de Cárdenas como escenario para este acontecimiento. No sucedió así con el hecho que le siguió en importancia, la inauguración de la estatua dedicada a Cristobal Colón en el año 1862, ante lo cual podríamos preguntarnos, ¿por qué no fue colocada en la capital de la república antes que en una ciudad de provincia la estatua de un personaje tan importante como Colón? Lo cierto del caso es que cuando en 1858 el alcalde de Cárdenas, Sr. José Zabala, presentó su idea a La Habana, la respuesta del ayuntamiento habanero fue un rotundo no, pues sin lugar a dudas su interés era que dicha estatua fuera colocada en la capital. Fue la falta de recursos financieros la que hizo que después de un largo proceso tuvieran que aceptar que se erigiera en Cárdenas, viniendo a ser ésta la primera estatua expuesta en una plaza pública en toda Latinoamérica. Ese mismo año se colocó una más pequeña en La Habana Vieja, pero confinada ésta al patio interior del antiguo Palacio de los Capitanes Generales. El primero de los monumentos dedicado a Colón en América había sido erigido en EU en 1792, en la ciudad de Baltimore, en conmemoración de los 300 años de su arribo al nuevo continente. No obstante La Habana se había adelantado en tiempo pero eso fue con la colocación de un busto del almirante en el interior del Templete en el año 1828.

De la estatua de Colón saltamos ahora al año 1889 con la instalación del primer alumbrado público de la isla, acontecimiento que una vez más le hubiera venido muy bien a la capital el poder contarlo para su historia, pero Cárdenas de nuevo se les adelantó. Fue debido a las tantas quejas que por lo deficiente del alumbrado público recibían las autoridades de sus residentes, provisto en esa época por una compañía de gas sin posibilidades de mejorar dicho servicio, que dicha petición fue respondida favorablemente tras la solicitud que presentaron algunos vecinos al alcalde de la localidad. Un propósito a la vez implícito en la solicitud era que la ciudad contara con adelantos que contribuyeran al progreso de aquella población que ya venía despuntando en la nación. Así fue que surgió la Compañía de Electricidad de Cárdenas, cuya planta fue la primera de Cuba y la segunda del mundo después de Nueva York.

Seguimos con las estatuas y así vamos ahora a la primera erigida en Cuba a Tomas Estrada Palma en 1911, al primer presidente electo por el libre sufragio del pueblo cubano una vez alcanzada la liberación del dominio español. Es evidente que como hecho histórico de importancia, una vez más La Habana hubiese querido ser la ciudad que gozara de tan alto privilegio, pero no fue así, siendo Cárdenas la que una vez más tuviera el honor de ser el escenario de tan importante hecho de nuestra historia. La estatua de La Habana fue develada diez años más tarde, año 1921, en la Avenida de los Presidentes, aunque una vez llegado al poder el gobierno socialista ambas estatuas fueron derribadas en un intento por borrar la imagen de quien según la nueva ideología que se implantaba había sido instrumento de la ocupación norteamericana en la isla, principalmente de la base de Guantánamo. Tras el derribo de la estatua habanera solo quedaron como recuerdo los zapatos de Estrada Palma, mientras que la de Cárdenas, que se encontraba en el centro de la entonces plaza de Spriu, frente al otrora ayuntamiento y actual museo Oscar Maria de Rojas, fue refundida para construir la de José Antonio Echeverría, por cuyo nombre se conoce el parque desde entonces.

Así llegamos al año 1925 con un hecho también a considerar, el primer intercambio de banderas entre rusos y cubanos protagonizado por Julio Antonio Mella frente a las costas de Cárdenas, especie de pacto que comenzaba a concretarse con la primera nación donde se había implantado el sistema que regiría el futuro camino de la nación cubana y que tanta devastación y daño material y espiritual le causaría en los años por venir. Este hecho se convertiría con el paso de los años en una especie de maldición para nuestra nación, al alimentarse el mismo de ideas que no reflejaban en esencia los legítimos ideales de justicia por los que tanto habían luchado ya, y seguirían luchando durante años, un gran número de cubanos, ideas contrarias a las de nuestro apóstol José Martí, a las del propio Estrada Palma y décadas después José Antonio, las mismas ideas a las que se le llegó a dedicar un museo en la propia ciudad de Cárdenas en el 2001 después del regreso de Elián Gonzalez a Cuba, el museo a la Batalla de Ideas. Dicho museo está ubicado hacia una esquina del parque donde antes se levantaba la figura de Estrada Palma, ocupando el edificio del antiguo cuartel de bomberos. Resulta muy curioso que sea la figura de José Antonio Echeverría la que desde hace más de medio siglo mira hacia donde antes estuvo la de Estrada Palma, habiendo tenido que contemplar también la creación del mencionado museo. ¿Qué ideas habrán cruzado por su mente en su tan prolongada vigilia? De seguro que no es difícil de imaginar.

Como dato interesante de la historia, estando aún el Gobierno Colonial ocupando el ayuntamiento, mientras que una especie de guarnición militar ocupaba el Cuartel de Bomberos, radicaba en la casa que hacia esquina con dicho cuartel y de frente ésta a la plaza donde en 1911 se levantaría la estatua a Estrada Palma, el Servicio Secreto del Partido Revolucionario Cubano. Era a esta casa precisamente a donde Martí dirigía desde EU su correspondencia a Juan Gualberto Gomez, quien entonces era su delegado en Cuba. Una vez muerto el apóstol sería Estrada Palma el que ocuparía su lugar como cabeza del Partido hasta que fuera proclamado el primer presidente electo de la república en enero de 1902.

Mucho más reciente tenemos otro hecho que atrajo la atención de manera muy especial sobre Cárdenas y este fue el toque de cazuelas protagonizado por el pueblo en 1962 como forma de protesta contra el sistema que se imponía en el país, protesta que mostraba la inconformidad de la población por la escasez, las arbitrariedades y las injusticias que se estaban cometiendo, cuando las mismas ya debían ser cosa del pasado. Según he leído Castro mencionó que jamás volvería a pisar ese pueblo cuna del luchador estudiantil José Antonio Echeverría y José Smith Comas, expedicionario del Granma, pero lo cierto es que al año siguiente lo hizo con motivo de la botadura al mar de diecisiete nuevas embarcaciones construidas en los astilleros de Cárdenas, ocasión en que pronunció un discurso con un enfoque claramente dirigido a quienes intentaran perturbar el nuevo orden impuesto en el país. Desde ese discurso de 1963 hubo de pasar cuarenta años para que el máximo líder de la revolución volviera a Cárdenas y dejara escuchar su voz ante la euforia provocada por el regreso a Cuba de Elián Gonzalez. De no haber sido por ese hecho que tan a conveniencia utilizó el gobierno, puede que Cárdenas nunca más le hubiera visto.

Considerando solo estos hechos que hemos analizado entre las primicias de Cárdenas, hechos que van desde el descubrimiento y pasan por momentos claves de nuestra historia hasta el presente, al analizarlos en conjunto nos damos cuenta que guardan un significado muy especial para la nación. No creo que sea muy difícil concluir que en efecto marcan una especie de sendero ya trazado que apunta hacia una dirección definida, hacia un objetivo claro, la libertad de nuestra patria. Por mucho que lo intente no puedo ver este cuadro de primicias como una colección de eventos fortuitos, sino como parte de una trama muy bien definida que aún no ha concluido, hechos a los que se le sumarán otros que nos mostrarán el cuadro completo, el verdadero propósito.

En lo personal no me queda duda de que Dios intervendrá de manera decisiva en nuestra liberación, pero confieso que en estos momentos mi mayor petición es que sea Cárdenas la que se convierta en el centro de esa manifestación divina, que sea ese el hecho que con orgullo forme parte de su historia como una más de sus primicias, esta vez especial, primicia de libertad, de cambio de vida para sus hijos, de futuro luminoso en justicia y en paz para los hijos de esa hermosa isla del Caribe.

Ojalá que así como un día del año 1889 bombillas eléctricas iluminaron por vez primera las calles de nuestra querida ciudad, que esta vez sea la luz de Dios la que ilumine como nunca antes los corazones de tantos cubanos que por décadas han esperado que se establezca de una vez y por todas un gobierno digno en nuestra tierra. Muchos han perdido ya las esperanzas y piensan que aunque la realidad cambie ya no tiene sentido regresar porque nunca será como antes. De seguro que no será como antes, porque sin duda será mucho mejor, en realidad, como nunca lo ha sido.

Si intentáramos establecer un lenguaje para comunicarnos con Dios, tomando como referencia aquel año de 1889 cuando se vieron iluminadas por primera vez las calles de Cárdenas, yo le preguntaría qué regalo nos tiene preparado como pueblo, ciento veintiséis (126) años después de aquel acontecimiento, y para ello me iría al Salmo 126 para ver si me da alguna pista de lo que está por venir. Veamos.

Salmo 126.

Danos de nuevo la libertad

Canto para los peregrinos.

1 Cuando el SEÑOR traiga a los deportados de vuelta a Sion,
    parecerá que estamos soñando;
nos llenaremos de felicidad
    y entonaremos canciones alegres.
   La gente de otras naciones dirá:
    «El SEÑOR ha hecho maravillas por ellos».
En el pasado, el SEÑOR hizo maravillas por nosotros,
    y estábamos felices de ello.

SEÑOR, danos de nuevo la libertad;
    haz que seamos como desiertos que se llenan de manantiales.
Los que con lágrimas sembraron,
    con gritos de alegría cosecharán.
El que vaya andando y llorando llevando la bolsa de semillas,
    volverá gritando de alegría llevando manojos de trigo.

(PDT)

¿Por qué pensar que no puede ser esa nuestra realidad? ¿Por qué no creer que tenemos ante nosotros un futuro glorioso para nuestra tierra, ese futuro que tras los tantos años de sometimiento ya nos merecemos? ¿Por qué no creer que serán otras las ideas que guíen el destino de la nación? …ideas de paz y no de contienda, sentimientos de amor y no de odio, ideas a las que no haya que dedicarle un museo porque mucho más que museo tendrán un altar en el corazón de cada cubano.  

Sin que los no cardenenses se sientan ofendidos, pues no es mi interés, esa es la próxima primicia que le pido a Dios para mi querida ciudad, que le conceda el honor de convertirse en antorcha de libertad por el bienestar de todo nuestro pueblo.

Quién sabe cuando será, pero sigo creyendo que está en el plan de Dios, y confiando que no habrá que esperar por mucho más tiempo para verlo. Fechas en que pueda manifestarse su intervención las hay de sobra, pero sin duda que Dios escogerá la más adecuada de acuerdo a su propósito, como si establece una nueva que no comparta gloria con ninguna otra. Son muchas las fechas que tenemos durante el año, como por ejemplo el próximo 8 de Marzo cuando arribaremos a los 187 años de la fundación de la ciudad, o el día 13, cuando se cumplirán 58 años de la muerte de José Antonio Echeverría, el 19 de Mayo, día de la bandera y de la muerte del Apóstol. Más adelante tenemos el 26 de julio, que como mencioné en cierta ocasión, para este año está coincidiendo con una importante fecha para el pueblo de Israel, el Tisha B’Av, conmemoración de la destrucción de los dos templos de Jerusalem. Cualquiera que sea, lo que sí es un hecho es que será de bendición para nuestro pueblo.

No quiero concluir sin antes ir al Salmo 58 para ver lo que nos dice Dios respecto a los ideales por los que tanto luchó este hijo ilustre de la ciudad de Cárdenas, José Antonio Echeverría, como si fueran sus propias palabras las que de nuevo se dejan escuchar reafirmando el ideal por el cual ofrendó su vida. Se lo dedico como un sencillo homenaje a su memoria.

Salmo 58.

El Señor castiga la injusticia

1  Ustedes los poderosos no son justos en sus decisiones.
    No están gobernando a la gente como debe ser,
2  sino que tienen la mente llena de maldad.
    Dan rienda suelta a la violencia en el país.
3  Los perversos se corrompen desde que nacen;
    los mentirosos se descarrían desde el vientre materno.
4  Su veneno es como el de las serpientes,
    como el de una cobra sorda que cierra su oído,
5  para no oír la música de los encantadores,
    ni siquiera del encantador más hábil.

6  Rómpeles los dientes, Dios mío,
    arráncales a esos leones sus colmillos, SEÑOR.
7  Que su fuerza desaparezca como el agua entre los dedos;
    que sean aplastados como hierba que se pisa.
8  Que desaparezcan como la babosa que se deshace;
    que sean como un bebé que nace muerto y nunca ve la luz del sol.
9  Que antes de darse cuenta,
    ardan como espinos que se queman para calendar la olla.
   Que sean arrancados con enojo,
    como hierba mala entre la hierba buena.

10  Y se alegre el justo al verse vengado,
    como el soldado que pisa la sangre del enemigo.
11  La gente dirá: «De veras los justos son recompensados;
    es verdad que hay un Dios que gobierna el mundo».

(PDT)

A juzgar por el lenguaje pareciera que Dios no está tan ajeno a nuestra realidad, sino que está muy al tanto de lo que sucede aquí abajo, y con palabras sencillas denuncia las injusticias que ha soportado y soporta aún nuestro pueblo, injusticias a las que hasta el momento no se ha podido poner fin, razón por la cual es ÉL quien interviene para que al fin se establezca la justicia en nuestra tierra.
Así como sucedió cuando el gobierno castrista utilizó el poder que ostentaba para derribar estatuas y todo lo que representara un símbolo de las injusticias del pasado, pienso que de igual manera la soberanía y el poder de Dios sean más que suficientes para derribar y reducir a cenizas todo aquello que represente para un cubano un recuerdo del calvario que ha tenido que soportar por más de medio siglo.

Anímense hermanos, que se fortalezca vuestra fe. La experiencia de nuestra nación ha sido dura, pero el futuro nos pertenece para vivirlo en Paz y Justicia verdaderas, realidad que se convertirá en un eterno legado para las futuras generaciones.

¡¡Que Dios bendiga a nuestra querida Ciudad de Cárdenas y con ella a todo el pueblo cubano!!

 

Area de Ciudad de Cárdenas

Area de Ciudad de Cárdenas

 Puntos numerados en la foto:
1- La Dominica. Lugar donde se izó la bandera por primera vez.
2- Estatua de Cristobal Colón
3- Antiguo ayuntamiento, actual “Museo Oscar Maria de Rojas”.
4- Antigua localización de estatua de Tomás Estrada Palma.
5- Estatua de José Antonio Echeverría
6- Museo a la Batalla de Ideas.
7- Localización de casa donde Martí enviaba su correspondencia a Juan Gualberto Gomez.
8– Iglesia Parroquial de la “Purísima Concepción”

Vista Aérea de Cárdenas

Vista Aérea de Cárdenas

 Recomendado:
Ideología de Fidel Castro

Comentarios

  1. Aymee Fuentes says:

    Este relato me conmovió, es muy real y exquisitamente expuesto por ti con la veracidad que siempre tienes en lo que escribes……un beso

Deje su comentario

*