Carta abierta para todos los Cubanos

El propósito de esta carta abierta es anunciar un llamado de Dios a todos los cubanos, quienes desde el principio de la revolución, cegados por una política de mano dura caracterizada por la intolerancia del gobierno, descargaron todo su odio contra quienes se oponían o  mostraban su desacuerdo con el sistema que comenzaba a implantarse en el país. Han transcurrido varias décadas desde entonces, por lo que muchos de esa primera generación ya no están presente para recibir este mensaje, aunque hay un buen número de ellos que sí lo recibirá, individuos que habrán tenido tiempo suficiente para darse cuenta si valió la pena realmente ese protagonismo hostil que emplearon contra sus propios hermanos.

Con el paso de los años muchos de las nuevas generaciones se fueron uniendo a lo que parecía ser una especie de carrera de relevo que sin tregua seguía arremetiendo contra quienes no se daban por vencidos en su intento de lograr que sus derechos no siguieran siendo violados, pues para muchos el solo de hecho de mostrarse apáticos al sistema era más que suficiente para convertirlos en enemigos de la patria y la revolución. Esa ha sido nuestra realidad hasta el día de hoy, y aún continúa, pero gracias a Dios que ya va a terminar.[Leer Más…]

Martí Como Símbolo de Destierro

Martí como símbolo de destierro.

Si tuviésemos que escoger un término que mejor expresara la experiencia de los cubanos que se han visto forzados a abandonar la isla, sobre todo desde esos primeros años en que se desató una tan férrea persecución contra todo el que se oponía al sistema de los Castro, aunque la persecución como tal no haya terminado aún, creo que ese término sería “destierro”. El destierro de aquel que se fue anhelando el momento en que regresaría una vez que ya no estuviera en el poder el sistema que se había apoderado de nuestra tierra y cuyo gobierno parecía haber adquirido la propiedad de la nación, tomándose el derecho de impedir el regreso a quienes ellos estimaran conveniente.
José Martí

25 de septiembre (Inicio del Calendario)
Año 1879: Martí es deportado a España.

Haciendo referencia al calendario que les presenté días atrás y que comenzó a correr desde el pasado 25 de septiembre, un día como acabamos de ver marcado por el destierro, pero no un destierro cualquiera sino por el de nuestro Apóstol, el hombre más grande de nuestra historia. Fue un 25 de septiembre de 1879 cuando Martí fuera desterrado a España por segunda y última vez, después de ser apresado tras sus encendidos discursos pronunciados en abril del mismo año y por su activa participación en revueltas en contra del dominio español en la isla. Llegó a Santander el 11 de octubre en calidad de prisionero, de donde salió bajo fianza unos días después. No sería hasta pasados quince años que regresaría a Cuba en un intento por liberarla, ofrendando su vida antes que pudiera ver su sueño convertido en realidad. Han transcurrido 135 años desde entonces, pero es ahora esa imagen del apóstol la que vemos a la cabeza del calendario, el que incluye una serie de fechas que deben ir acompañadas por eventos que tendrán lugar en nuestra isla y que serán parte de la historia que espera ser escrita, hechos que nos conducirán a la liberación definitiva de Cuba gracias a la intervención directa de Dios.

Volviendo a nuestro calendario, vemos que partir del 25 de septiembre recorremos un trecho de 61 días hasta llegar a la próxima fecha señalada, el 25 de noviembre, establecido como el día del arrepentimiento y el perdón, el Yom Kippur de los cubanos, donde nos encontraremos de nuevo con Martí, pero esta vez acompañado por otros dos personajes.[Leer Más…]

Arrepentimiento y Perdón

Día del Arrepentimiento y el Perdón.

Antes de entrar en detalles sobre las fechas que más se destacan en el recién presentado calendario cubano, es necesario dedicarle un poco más de tiempo al término identificado por su forma más abreviada en hebreo como Yom Kippur, pues es en sí el hecho que mayor importancia encierra en ese escenario que irá tomando forma ante nosotros en un futuro cercano. Por definición es el día del arrepentimiento, la expiación (acto visible que muestre el arrepentimiento) y el perdón, establecido por Dios no solo para los judíos sino ahora también para los cubanos, para quienes tendrá lugar según el calendario el 25 de noviembre próximo. 

Cuando hablamos de arrepentimiento en lo primero que pensamos es en que hay que arrepentirse de algo, no hay otra opción, y si hago referencia al tema es porque su importancia es crucial en este momento que vivimos los cubanos, aunque desafortunadamente no sea del agrado de quienes sentirán la necesidad de ponerlo en práctica. La primera reacción es la del rechazo, nadie quiere decidirse, pero no es menos cierto que una vez pasado el momento difícil la sensación de liberación no se hace esperar.

Es una realidad que nuestras nuevas generaciones han crecido ignorando la mayoría de los hechos en que tomaron parte muchos cubanos desde los primeros años de revolución, incluso sus propios familiares, situaciones en extremo lamentables que establecieron deudas con el pasado y que el hecho en sí de enfrentarlas de seguro que representaría un gran alivio tanto para víctimas como para victimarios. Sin duda que la condición postrera sería siempre mejor que la primera. El recordar algunas de esas historias de nuestro pasado, historias repetidas para muchos, será algo que ayude a quienes solo necesitan una pequeña ayuda para tomar la decisión de aligerar la carga que por tantos años han llevado sobre sus conciencias.[Leer Más…]

El Sol de Justicia Comienza a Levantarse Sobre Cuba

La Justicia y la Paz se besarán sobre nuestra tierra.

Desde que comencé de este blog en enero del pasado año 2013 el tema central de mis comentarios ha sido la situación de nuestro país mirada desde la perspectiva de Dios, espacio en el que compartir experiencias personales era un elemento clave, pues a la vez que iba recreando en parte ese difícil escenario que se ha vivido en nuestra isla a lo largo de cinco décadas, era también una forma de que fueran conociendo a quien les narraba dichas experiencias, para que una vez llegado el momento en que el mensaje fuera perdiendo visiblemente la lógica a que estamos acostumbrados, tuvieran al menos una idea de quién les escribía.

Mi percepción de la realidad respecto a Cuba había cambiado por completo desde que un 24 de febrero de 1983, residiendo entonces en Francia, había tenido una experiencia en la que Dios me mostraba que llegado un momento ÉL asumiría un rol protagónico en la solución de la situación de nuestro país, experiencia a la que siguieron otras que lo confirmaban a lo largo de todos estos años, pero ha sido en estas últimas semanas que me he llegado a convencer que ese momento para nosotros los cubanos está muy cercano. Todo parece indicar que estamos entrando en un tiempo en que Dios mostrará toda su autoridad de manera realmente impresionante a través de hechos que conducirán a la tan anhelada y definitiva libertad de nuestro pueblo, su primer paso en un plan de alcance mucho mayor en el resto del mundo. De alguna forma su manifestación debe hacerse visible en un futuro cercano, sin que por ello pueda predecir cómo será esa manifestación pues no me es dado saberlo, pero su impacto debe ser de tal magnitud que la incredulidad de muchos no será suficiente como para negar el origen de lo que verán por sus propios ojos.[Leer Más…]

Job 20: Futuro Cercano del Gobierno Cubano

Reflexión en Job 20.

El contenido de este artículo es el texto del capítulo 20 del libro de Job. Son las palabras de su amigo Sofar quien le reprende ofendido por la forma en que Job se queja a Dios de su condición.
Es un libro cargado de símbolos con el propósito de que lo podamos aplicar a las diferentes situaciones que como creyentes enfrentemos en nuestra vida.

En esta ocasión no lo aplicamos a un hombre y a la difícil situación en la que se encuentra, sino a un pueblo y un gobierno sin Dios que ha controlado sus destinos pero cuyo final se describe muy claramente en las líneas que leerán a continuación.[Leer Más…]

El Angel Rebelde en el Capitolio de La Habana

En el kilómetro cero, frente al diamante, en el centro del Salón de los Pasos Perdidos y debajo de la cúpula del Capitolio de la Habana se encuentra la Estatua de la República de Cuba.

estatua-republica-cubana

Construida en el 1929 por el escultor italiano Angelo Zanelli, durante el gobierno de Gerardo Machado, en el período en que Carlos Miguel de Céspedes era el secretario de Obras Públicas, quien le encargó al artista la realización de tres grandes esculturas que aún se encuentran en el Capitolio. Dos de ellas en el exterior a ambos lados de la escalinata, las que representan el Trabajo y la Virtud. La otra estatua simboliza la República. El Capitolio, que antiguamente era el palacio de gobierno, desde hace muchos años ha sido la sede de La Academia de Ciencias de Cuba.[Leer Más…]

Necesidad de un Yom Kippur Para los Cubanos

Un Yom Kippur para los cubanos.

En más de una ocasión antes de escribir mi primer comentario en este blog y según me adentraba más en el tema de encontrar nuestro valor como individuos, como pueblo, en el pasado, en esas experiencias vividas que en la mayoría inevitablemente evocarían tristes recuerdos, me cuestionaba si sería lo mejor no tocar el tema pues era probable que muchos no estuviesen preparados para entender que la idea nos conduciría a resolver problema alguno.

Personalmente hacía mucho tiempo que había vencido el resentimiento que guardaba en contra de aquellos que tanto daño habían hecho a mi familia y trataba de ver que en ese nuevo curso en que forzosamente se había tenido que encarrilar nuestra vida había también bendiciones que agradecer y que si por alguna razón Dios no lo había impedido, quizás habría algún propósito en todo lo vivido y a su debido tiempo lo encontraría. No es que estuviera convencido de que esa fuera la realidad pero era una posibilidad a considerar.

Sabía de muchas personas que aún después de todos estos años transcurridos desde los sesentas no habían superado la secuela dejada por los duros momentos que habían vivido y parecía un imposible que lo pudieran lograr. Solo una intervención muy directa de Dios lograría hacer un cambio. En lo personal, después de casi treinta años había tenido la experiencia de recibir desde Cuba la carta de un amigo de la universidad, alguien que cegado por la locura de defender aquello que nos forzó a tantos a irnos, había asumido en mi contra una actitud que jamás hubiese esperado de su parte. En dicha carta me confesaba lo miserable que se había sentido por espacio de unos ya veinticinco años, que no había día de su vida que no recordara lo que me había hecho, pero que merecía escuchar de mi que no lo perdonaba.[Leer Más…]

El Exodo del Mariel en el Calendario de Dios

Sin dudas el establecimiento del actual sistema en Cuba representó un cambio muy significativo en la forma de vivir del cubano, cambio ante el cual muchas personas se sintieron intimidadas por la actitud que otras asumieron. Esa parte de la población menos favorecida a la que se le dijo que había llegado su momento de tomar la posición que antes otros le habían impedido ocupar y que se acabaría con la clase que los explotaba, empezó a hacer uso de esa oportunidad que se les ofrecía, pero sin la debida guianza que los condujera por el mejor camino, para que no se perdieran esos valores que deben existir independientemente de la posición que se ocupe en la sociedad, y que una vez que se pierden no es fácil recuperar, aunque nunca imposible. Por donde quiera que uno se viraba lo más que se escuchaba era el calificativo de “compañero”, y si a alguien se le ocurría  tratar de “señor” a uno de los seguidores de esa nueva política, fueron muchos los que pasaron por el mal rato de escuchar “a mí me llama compañero”, o “compañero para la próxima”, todo porque el término “señor” era símbolo de aristocracia, de imperialismo, de explotación. Se vivía como una etapa de revancha, etapa en la que se fue apoderando del cubano un sentimiento que antes no se había manifestado en tal magnitud, en que la división y la falta de confianza iban ocupando el espacio de lo que antes había sido una relación donde el respeto era más visible, aun con todo lo que hubiera que mejorar en la sociedad cubana en lo que a diferencias se refiere.[Leer Más…]

Se Cierra un Capítulo de la Historia de Cuba

Dios nos Habla de la Revolución Cubana (III)

Aún nos queda un detalle por analizar antes de concluir con lo que representa ese acontecimiento del año 1959 para la Historia de Cuba. En los artículos anteriores habíamos visto primero la naturaleza de esa fecha, manifestándose el papel que han jugado los ejecutores de ese sistema en contra de quienes se les han opuesto, y en segundo lugar el clamor de las víctimas (el pueblo) pidiendo a Dios ser liberados de su esclavitud. Como último aspecto tenemos el tiempo transcurrido desde 1959 hasta el presente, un elemento que no podemos pasar por alto, sobre todo cuando ignoramos que es un mecanismo muy por encima de nosotros lo que puede estar decidiendo el curso de los acontecimientos.

Desde 1959 hasta el presente han transcurrido 54 años y de nuevo los invito a volver a las escrituras, fuente que nos seguirá guiando en el análisis de los hechos ocurridos. Con ese número iremos también a los Salmos y al Libro de Isaías esperando encontrar mensajes confirmándonos que se acerca la victoria que tanto espera nuestro pueblo.

[Leer Más…]

El Pueblo Clama a Dios por su Liberación – Salmo 59

Dios nos Habla de la Revolución Cubana (II)

Continuamos con los hechos de 1959. En el artículo anterior Dios nos muestra claramente la naturaleza de los hechos que comenzaron a desarrollarse en Cuba a partir de esa fecha, pero en esta ocasión nos referiremos a la condición del cubano que ha sido víctima del sistema que se implantó como parte de ese proyecto conocido por todos como “La Revolución Cubana”, quien encuentra en las escrituras las palabras que reflejan lo que fuera su clamor a Dios por su liberación.

Entre los libros de la Biblia el de los salmos es el libro de las plegarias por excelencia, el de las oraciones a Dios pidiendo su intervención en tiempos de dificultad. Refleja más que nada la súplica de David a su Dios por cada una de las situaciones en que su vida corría peligro, pero con frecuencia los detalles que da en la descripción de las circunstancias que enfrenta la hace muy de nuestros días, semejante a lo que ya vimos en el texto de Isaías 59. Las frases en este Salmo 59 no son más que el clamor de cualquier cubano que ha sufrido en carne propia el rigor de un sistema sin Dios como el que ha azotado a nuestro país.[Leer Más…]